occ 2

Santuario marino en Uruguay, un hecho que destaca y califica a nuestro país

occ 2

La Organización para la Conservación de Cetáceos en Uruguay trabajó durante años ideando instancias que promovieran una toma de conciencia que involucrara a todos. Destacando no solo la importancia biológica y ecológica de nuestras costas y sus habitantes, sino también destacando la importancia a nivel turístico de un manejo responsable de estos recursos.

Por fin durante el 2013 tantos años de trabajo comenzaron a ser escuchados y en cierta forma, respaldados.

El primer gran reconocimiento fue la declaración de SANTURARIO de nuestras aguas.

Los Santuarios marinos son una figura reconocida a nivel internacional, en lo que respecta a conservación de hábitat y especies de cetáceos (ballenas y delfines). Cada vez son más los países que la adoptan, otorgándoles un reconocido estatus en lo que a esta temática refiere. Solamente en América, existen 21 santuarios: 15 en América del Norte y 6 en Latinoamérica (Brasil, Chile, Costa Rica, México, Panamá y República Dominicana).
El Santuario abarcará todas las aguas uruguayas y su zona económica exclusiva, o sea la jurisdicción marítima del país (45% la superficie terrestre), que alcanza los 176.328 km2. Este Santuario permitirá reforzar las medidas ya establecidas en el país para preservar las especies amenazadas de cetáceos que en forma temporal o permanente surcan nuestras aguas, integrando la investigación científica, el aprovechamiento turístico responsable, la educación y sensibilización ambiental. Se trata de un proyecto que posiciona y jerarquiza al país a nivel regional e internacional (son solamente 6 los Santuarios en Latinoamérica).
El proyecto está en total concordancia con la postura país en la Comisión Ballenera Internacional (CBI) donde Uruguay co-patrocina el Santuario para el Atlántico Sur. En su última participación en la CBI (Panamá 2012), fueron cuestionados por Japón aquellos países que apoyaban un Santuario en aguas abiertas del Atlántico, pero no poseían el suyo propio en sus aguas territoriales (como es el caso de todos los países africanos, Uruguay y Argentina). El Santuario es de enorme utilidad para sensibilizar y promover la protección de cetáceos amenazados que habitan nuestras aguas, mediante la prevención de diversas amenazas: colisiones letales de mega-buques con ballenas (n=9 ballenas en 9 años), contaminación química y sonora en nuestras aguas, entre otros. A partir de su aprobación, se pretende minimizar y prevenir impactos ocasionados por colisiones, enmalles, contaminación química, sonora y polución. Queda definitivamente impedida la cacería, incluso con fines científicos, tal como estipula el decreto 238/998.

 

Ley N.° 19.128

La Ley 19.128, de reciente promulgación, declara al mar territorial y a la zona económica exclusiva del país “Santuario de Ballenas y Delfines.” El documento legal prohíbe la persecución, caza, pesca, apropiación o sometimiento al proceso de transformación, de cualquier especie de los referidos cetáceos. También su transporte y desembarque, a excepción de los casos de interés científico y sanitario.

Con la firma del Presidente de la República, José Mujica, fue promulgada, con fecha 13 de setiembre, la Ley 19.128 que declara al mar territorial y a la zona económica exclusiva (área que se extiende más allá del mar territorial y adyacente a este, hasta las 200 millas marinas) como “Santuario de Ballenas y Delfines”.

El cuerpo legal establece en el artículo 2 que quedan prohibidas una serie de actividades ejecutadas en el mar territorial y en la zona económica exclusiva por embarcaciones de bandera nacional o extranjera.

La nómina incluye la persecución, caza, pesca, apropiación o sometimiento al proceso de transformación, de cualquier especie de ballenas y delfines. Además, el transporte y desembarque de ballenas y delfines vivos, a excepción de los casos de interés científico y sanitario, declarados como tales por las autoridades nacionales competentes.

El documento también menciona la retención, agresión o la molestia intencional que conduzca a la muerte de cualquier especie de ballenas y delfines.

En el mismo artículo se prevén sanciones ante la no observancia de los aspectos enumerados.

El artículo 3 de esta ley encomienda al Poder Ejecutivo la promoción de la protección y conservación de las ballenas y delfines en forma compatible con las actividades productivas de interés para el país.

Un nuevo desafío embarca hoy a la OCC : Isla Gorriti y el generar un gran centro de educación y difusión que sostenga un turismo responsable y una gestión ambiental adecuada.

La Organización para la Conservación de Cetáceos en Uruguay trabajó durante años ideando instancias que promovieran una toma de conciencia que involucrara a todos. Destacando no solo la importancia biológica y ecológica de nuestras costas y sus habitantes, sino también destacando la importancia a nivel turístico de un manejo responsable de estos recursos. Por fin durante el 2013 tantos años de trabajo comenzaron a ser escuchados y en cierta forma, respaldados. El primer gran reconocimiento fue la declaración de SANTURARIO de nuestras aguas. Los Santuarios marinos son una figura reconocida a nivel internacional, en lo que respecta a conservación de hábitat y especies de cetáceos (ballenas y delfines). Cada vez son más los países que la adoptan, otorgándoles un reconocido estatus en lo que a esta temática refiere. Solamente en América, existen 21 santuarios: 15 en América del Norte y 6 en Latinoamérica (Brasil, Chile, Costa Rica, México, Panamá y República Dominicana). El Santuario abarcará todas las aguas uruguayas y su zona económica exclusiva, o sea la jurisdicción marítima del país (45% la superficie terrestre), que alcanza los 176.328 km2. Este Santuario permitirá reforzar las medidas ya establecidas en el país para preservar las especies amenazadas de cetáceos que en forma temporal o permanente surcan nuestras aguas, integrando la investigación científica, el aprovechamiento turístico responsable, la educación y sensibilización ambiental. Se trata de un proyecto que posiciona y jerarquiza al país a nivel regional e internacional (son solamente 6 los Santuarios en Latinoamérica). El proyecto está en total concordancia con la postura país en la Comisión Ballenera Internacional (CBI) donde Uruguay co-patrocina el Santuario para el Atlántico Sur. En su última participación en la CBI (Panamá 2012), fueron cuestionados por Japón aquellos países que apoyaban un Santuario en aguas abiertas del Atlántico, pero no poseían el suyo propio en sus aguas territoriales (como es el caso de todos los países africanos, Uruguay y Argentina). El Santuario es de enorme utilidad para sensibilizar y promover la protección de cetáceos amenazados que habitan nuestras aguas, mediante la prevención de diversas amenazas: colisiones letales de mega-buques con ballenas (n=9 ballenas en 9 años), contaminación química y sonora en nuestras aguas, entre otros. A partir de su aprobación, se pretende minimizar y prevenir impactos ocasionados por colisiones, enmalles, contaminación química, sonora y polución. Queda definitivamente impedida la cacería, incluso con fines científicos, tal como estipula el decreto 238/998.   Ley N.° 19.128 La Ley 19.128, de reciente promulgación, declara al mar territorial y a la zona económica exclusiva del país “Santuario de Ballenas y Delfines.” El documento legal prohíbe la persecución, caza, pesca, apropiación o sometimiento al proceso de transformación, de cualquier especie de los referidos cetáceos. También su transporte y desembarque, a excepción de los casos de interés científico y sanitario. Con la firma del Presidente de la República, José Mujica, fue promulgada, con fecha 13 de setiembre, la Ley 19.128 que declara al mar territorial y a la zona económica exclusiva (área que se extiende más allá del mar territorial y adyacente…

User Rating: Be the first one !
0
diciembre 21, 2013

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *