frutas

Verano, comida y salud

¿Cómo ayudar al organismo en las “olas de calor” ?

El calor modifica muchas cosas de nuestra vida cotidiana, y la comida es una de ellas.

Para días de mucho calor, lo mejor es consumir platos livianos, que no incluyan mucha grasa ni estén fritos. Esto hace mucho más difícil la digestión. Es preferible optar por hervir u hornear los alimentos”, según los nutricionistas.

 Si hay algo que no puede faltar en una dieta veraniega son las frutas y las verduras. No solo contienen muchas vitaminas y proteínas, sino que son una gran fuente de hidratación. Esto es ideal para aquellas personas que no toman grandes cantidades de líquidos. En vez de comer alguna comida rápida por ahí, intenta comer alguna fruta.

Respecto a las frutas y verduras, las verduras de hoja, el zapallito, el tomate y aquellas que desprenden agua durante su cocción son las más recomendables. Por su parte, el melón y la sandía, también son buenas aliadas para el verano. El  jugo de sandía es fresco y delicioso.

frutas  Los nutricionistas afirman  que además de cuidar la alimentación es muy importante vigilar la cantidad de líquido que llega a nuestro organismo. “Si bien lo mejor es tomar agua, también se pueden elegir jugos o consumir gelatina. No hay que tomar menos de dos litros y medio a tres litros por día en jornadas de tanto calor”.

Para que la vesícula funcione mejor se debe  consumir agua con limón, por las bondades digestivas de esta fruta. “La vesícula es el órgano encargado de procesar los líquidos que genera el estómago y puede estar un poco perezoso. Le estamos dando mucho trabajo extra que no tenía durante el resto del año”

¡A disfrutar del calor saludablemente!

Recopilación de datos del blog nutrilife 

Rosanna Freda.

¿Cómo ayudar al organismo en las "olas de calor" ? El calor modifica muchas cosas de nuestra vida cotidiana, y la comida es una de ellas. “Para días de mucho calor, lo mejor es consumir platos livianos, que no incluyan mucha grasa ni estén fritos. Esto hace mucho más difícil la digestión. Es preferible optar por hervir u hornear los alimentos”, según los nutricionistas.  Si hay algo que no puede faltar en una dieta veraniega son las frutas y las verduras. No solo contienen muchas vitaminas y proteínas, sino que son una gran fuente de hidratación. Esto es ideal para aquellas personas que no toman grandes cantidades de líquidos. En vez de comer alguna comida rápida por ahí, intenta comer alguna fruta. Respecto a las frutas y verduras, las verduras de hoja, el zapallito, el tomate y aquellas que desprenden agua durante su cocción son las más recomendables. Por su parte, el melón y la sandía, también son buenas aliadas para el verano. El  jugo de sandía es fresco y delicioso.   Los nutricionistas afirman  que además de cuidar la alimentación es muy importante vigilar la cantidad de líquido que llega a nuestro organismo. "Si bien lo mejor es tomar agua, también se pueden elegir jugos o consumir gelatina. No hay que tomar menos de dos litros y medio a tres litros por día en jornadas de tanto calor". Para que la vesícula funcione mejor se debe  consumir agua con limón, por las bondades digestivas de esta fruta. "La vesícula es el órgano encargado de procesar los líquidos que genera el estómago y puede estar un poco perezoso. Le estamos dando mucho trabajo extra que no tenía durante el resto del año" ¡A disfrutar del calor saludablemente! Recopilación de datos del blog nutrilife  Rosanna Freda.

User Rating: Be the first one !
0
diciembre 26, 2013

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *