estetica

Maria Ibarzábal nos ayuda a cuidarnos y tomar las precauciones necesarias para disfrutar del verano sin perjudicar entre otras cosas nuestro órgano mas expuesto, la piel

cabezal_belleza4

Cómo exponerse al sol sin riesgos es el tema que comparte con nosotros hoy en Salud y estética.

La energía solar es vital. Tanto puede mejorar una dermatosis como la psoriasis, cuanto desencadenar cáncer de piel.

Por lo tanto, ya no existen dudas de que el sol puede llegar a ser un enemigo de la piel. Sin embargo, aún no se ha tomado conciencia de los riesgos.

Cuando nos exponemos a la radiación ultravioleta, la piel se defiende produciendo un pigmento llamado melanina, dando lugar al bronceado. En la urgencia de adquirir ese “bronceado”, se somete a la piel a exposiciones extremas, que se manifiestan con engrosamiento, quemaduras, manchas, envejecimiento prematuro y sus consecuencias.

Antes de comenzar la temporada, una higiene facial en gabinete con extracciones de elementos inestéticos e hidratación, y exfoliaciones corporales para eliminar células que no llegaron a descamar, serían acciones ideales para que el bronceado sea parejo, evitando discromías.

Al momento de elegir una pantalla solar, identificar en la etiqueta “amplio espectro” es decir, con filtros para radiación A y B, además de contener en la formulación, dióxido de titanio u óxido de zinc (ingredientes que proporcionan una pantalla física).

El SPF se traduce como el tiempo de protección solar que ofrece un producto. Se ha propuesto como límite de dicho factor el de “50+”. ¿El motivo? No se puede comprobar mayor protección a mayor factor. El SPF 50+ filtra un 98% mientras que un SPF 70 filtra 98,6%. Además de ser mínima la diferencia, los filtros en altas proporciones, pueden resultar alérgenos. Nunca deben ser menores a 15.

Medidas a tener en cuenta:

Respetar el horario entre las 10 hs y 16 hs. En esta franja horaria, y en verano, aumenta la radiación B, responsable de las quemaduras.

Usar sombrero y anteojos con protección U.V.

Colocar la pantalla solar, entre 20 y 30 minutos antes de exponerse al sol. La protección no es inmediata, requiere de un tiempo de contactación.

Repetir la aplicación cada dos horas o bien después de salir del agua.

Tener en cuenta que algunos medicamentos, como antibióticos, anticonceptivos, antiepilépticos, diuréticos, pueden ser fotosensibilizantes.

Después del sol, se recomienda una ducha tibia, colocando una emulsión post-solar e hidratante.

En cuanto a los niños, la protección debe ser extrema, utilizando bloqueadores. Los pediatras recomiendan no exponer a los bebés hasta los 6 meses.

Recordar que el daño solar en la piel es acumulativo. Respetando algunas pautas a la hora de tomar sol, lograremos retrasar el envejecimiento cutáneo y conservar nuestra piel sana.

logo ESEC

Cómo exponerse al sol sin riesgos es el tema que comparte con nosotros hoy en Salud y estética. La energía solar es vital. Tanto puede mejorar una dermatosis como la psoriasis, cuanto desencadenar cáncer de piel. Por lo tanto, ya no existen dudas de que el sol puede llegar a ser un enemigo de la piel. Sin embargo, aún no se ha tomado conciencia de los riesgos. Cuando nos exponemos a la radiación ultravioleta, la piel se defiende produciendo un pigmento llamado melanina, dando lugar al bronceado. En la urgencia de adquirir ese “bronceado”, se somete a la piel a exposiciones extremas, que se manifiestan con engrosamiento, quemaduras, manchas, envejecimiento prematuro y sus consecuencias. Antes de comenzar la temporada, una higiene facial en gabinete con extracciones de elementos inestéticos e hidratación, y exfoliaciones corporales para eliminar células que no llegaron a descamar, serían acciones ideales para que el bronceado sea parejo, evitando discromías. Al momento de elegir una pantalla solar, identificar en la etiqueta “amplio espectro” es decir, con filtros para radiación A y B, además de contener en la formulación, dióxido de titanio u óxido de zinc (ingredientes que proporcionan una pantalla física). El SPF se traduce como el tiempo de protección solar que ofrece un producto. Se ha propuesto como límite de dicho factor el de “50+”. ¿El motivo? No se puede comprobar mayor protección a mayor factor. El SPF 50+ filtra un 98% mientras que un SPF 70 filtra 98,6%. Además de ser mínima la diferencia, los filtros en altas proporciones, pueden resultar alérgenos. Nunca deben ser menores a 15. Medidas a tener en cuenta: Respetar el horario entre las 10 hs y 16 hs. En esta franja horaria, y en verano, aumenta la radiación B, responsable de las quemaduras. Usar sombrero y anteojos con protección U.V. Colocar la pantalla solar, entre 20 y 30 minutos antes de exponerse al sol. La protección no es inmediata, requiere de un tiempo de contactación. Repetir la aplicación cada dos horas o bien después de salir del agua. Tener en cuenta que algunos medicamentos, como antibióticos, anticonceptivos, antiepilépticos, diuréticos, pueden ser fotosensibilizantes. Después del sol, se recomienda una ducha tibia, colocando una emulsión post-solar e hidratante. En cuanto a los niños, la protección debe ser extrema, utilizando bloqueadores. Los pediatras recomiendan no exponer a los bebés hasta los 6 meses. Recordar que el daño solar en la piel es acumulativo. Respetando algunas pautas a la hora de tomar sol, lograremos retrasar el envejecimiento cutáneo y conservar nuestra piel sana.

User Rating: Be the first one !
0
Diciembre 30, 2013

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *