Posted On 27/03/2014 By In El Mundo With 494 Views

“No se lo dé a un ruso”

ucraniaEl mundo ha estado con el ojo en el conflicto de Rusia y Ucrania y ha intentado intervenir mediante sanciones políticas y económicas, pero esto no logró disuadir a Rusia de incorporar a Crimea.
Ahora las mujeres ucranianas se movilizan por un nuevo tipo de embargo: no practicarán más sexo con hombres rusos, y declaran una “huelga de sexo” recurriendo al doble sentido del slogan de su campaña.
“No se lo dé a un Ruso” es la campaña que fuera lanzada por las redes sociales en medio del conflicto de la incorporación de la ex península Ucraniana de Crimea luego de que Rusia la incorporó a la Federación de manera oficial.
En este caso, la campaña busca hacer llamar la atención y juntar fuerzas contra los rusos desde todos los frentes, quienes a pesar de las protestas internacionales continúan adelante con la unificación de Crimea a su territorio.
“Usted necesita enfrentar al enemigo de la mejor manera posible”, sugieren los organizadores a las mujeres patriotas en la web. “Tratamos de hacer esto de manera provocadora porque atrae la atención”, dije Irena Karpa, escritora ucraniana, bloguera y música.
“El más profundo sentido de la campaña es no regalar la dignidad, la libertad, la patria. Se refiere más a las políticas del presidente Vladimir Putin, no es racista”, añadió a la AFP, luego de reconocer que personas de origen ruso participaron en la revuelta contra el presidente prorruso Viktor Yanukovich en febrero.
La campaña fue iniciada por un grupo de mujeres profesionales: empresarias, periodistas y escritoras, que intentan hacerse escuchar dijo Karpa. Agregó que la frase “No se lo dé a un ruso” es una versión moderna de un verso del popular poeta ucraniano Taras Shevchenko: “Enamórense, doncellas de oscuras cejas, pero no de un ruso”. Se han hecho remeras con la leyenda, y rápidamente se transformaron en tendencia..
No es la primera vez que las mujeres hacen su propia lucha utilizando el sexo como poder. Las activistas ucranianas siguen el ejemplo de mujeres de Liberia, Kenia, Togo, Colombia y otros países que en el pasado realizaron huelgas de sexo para alejar a los hombres de la guerra.
De hecho, esta tradición de utilizar la huelga de sexo se origina en Lisístrata, una pieza teatral del griego Aristófanes, donde las mujeres rechazan acostarse con sus hombres hasta que no termine la guerra del Peloponeso.
Por algo se dice que en el amor y en la guerra, todo vale.

Lala Sanguinetti.

Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *