transgenicos

Transgénicos. Muchas preguntas, pocas respuestas. Un elemento en común: la salud

transgenicosHace unos meses Agronegocios publicó la denuncia de vecinos aledaños a las plantaciones de soja transgénica en nuestro país debido a las graves consecuencias en la salud provocadas por el uso de agroquímicos en la producción del cereal.

Maestras, médicos y vecinos de diferentes zonas han denunciado los problemas de salud que trae aparejado el uso de químicos fuertes en el cultivo de la soja transgénica, sobre todo durante la época de fertilización, que es cuando se incrementa el número de personas afectadas por los agrotóxicos que se esparcen desde avionetas sobre las plantaciones.

Entre las afecciones que los médicos han podido constatar en las zonas donde se cultiva soja se encuentran infecciones en la piel, bronco espasmos, alergias, conjuntivitis, problemas respiratorios y cáncer.

¿Qué dicen las empresas responsables?
Monsanto, la corporación norteamericana que desarrolla y comercializa no sólo las semillas transgéncas sino el glifosato, señala que el producto cumple con los estándares establecidos por las autoridades nacionales, agrega además que según los análisis de FAO y OMS, el glifosato está considerado una sustancia clasificada entre las de menor riesgo toxicológico.
La empresa, afirma que el químico se vende con instrucciones de uso que incluyen buenas prácticas para evitar riesgos y efectos secundarios en la salud humana…

Mientras tanto, las autoridades dicen que cada vez que han recibido denuncias por el uso de agroquímicos en los cultivos de soja transgénica cerca de zonas habitadas o fuentes de agua, han investigado y tomado las medidas correspondientes. No dejan claro si los resultados han sido positivos o negativos, ni se puede comprobar si existen sanciones en algún caso investigado.

En el departamento de Río Negro, una maestra denunció haber sido rociada literalmente con agroquímicos durante el año 2012. Las autoridades del Ministerio de Ganadería Agricultura y Pesca investigaron y notificaron a la empresa responsable la mala praxis, pero no se hizo por lo menos pública la sanción, si es que la hubo.

En Paysandú, vecinos de Guichón denunciaron la presencia de glifosato en el agua potable. OSE ante esto, declaró que el ente realiza permanentemente pruebas para medir la potabilidad del agua detectando la presencia de atrazina, un herbicida tóxico para cualquier tipo de animal pero reconocieron que no se realizaban análisis para detectar la presencia de glifosato. Daoiz Uriarte, jerarca de OSE durante 2012, año en que se realizó la denuncia, reconoció que OSE no tiene la capacidad de imponer normas o multas a las empresas que rocíen con glifosato cerca de fuentes de agua .

Los años siguen pasando, las denuncias continúan juntándose y las respuestas siguen sin ser claras.

Los únicos documentos posibles de verificación son órdenes médicas, recetas y certificados de enfermedades causadas por algún tipo de virus o sustancia.

Uruguay sigue al frente con la importación y consumo de alimentos de origen transgénico, sin brindar información oficial al respecto para la población que ni siquiera puede optar, ya que los alimentos no están identificados (como en muchos países) con el distintivo que los clasifica como de origen transgénico.

¿Qué comemos? ¿Qué arriesgamos? ¿Quién es el responsable?

 

Ro Freda

abril 23, 2014

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *