claustro

Día histórico para la UDELAR

claustroEl rector Rodrigo Arocena presidió el miércoles en Maldonado la instalación del claustro del Centro Universitario de la Región Este (CURE), el primero de la Udelar en el interior creado originalmente con carácter regional. La bióloga Cecilia Alonso, docente en la sede Rocha, fue electa para presidirlo en el primero de tres períodos en que alternarán representantes de los tres órdenes.

El CURE abarca los departamentos de Maldonado, Rocha, Treinta y Tres y Lavalleja. En su territorio trabajan 400 docentes, 190 radicados en la región, y llegarán a desempeñarse 86 funcionarios técnicos, administrativos y de servicio.

Cuenta con 17 equipos de investigadores o Polos de Desarrollo Universitario instalados: nueve en Rocha, seis en Maldonado y tres en Treinta y Tres. También son 17 sus programas educativos: 11 carreras completas, ciclos iniciales optativos, tramos de carreras y otros cursos, que en conjunto involucran a todas las facultades de la Udelar.

A su llegada el rector dio «dos respuestas tranquilizadoras» a un grupo de periodísticas que le preguntó respecto a la eventual falta de experiencia de los integrantes del claustro. «A practicar la democracia se aprende practicándola», explicó. «La democracia universitaria es una escuela de ciudadanía en la cual mucha gente va aprendiendo a dialogar, a conversar, a discutir, a discrepar, a resolver y a trabajar en conjunto».

Además, «aun antes de conocer la integración de este claustro, sospechaba que no habría poca gente con experiencia, y es muy lindo que se combine gente con experiencia y gente que empieza sus actividades. Esa es la continuidad de la institución, la manera en que la Udelar crea democracia y construye ciudadanía universitaria».

Para la directora del CURE, Laura Fornaro, la instalación representó «un momento histórico: Damos un enorme paso hacia el cogobierno». Al dar la bienvenida, Fornaro recordó que «formar un Centro Universitario Regional (Cenur) implica varias cosas: contar con infraestructura física que vamos construyendo poco a poco, tener algo en estos edificios –equipamientos, laboratorios-, que también de a poco vamos conformando, disponer de riqueza académica, que vamos logrando en número y calidad de docentes, una estructura administrativa, carreras, investigaciones, acciones de extensión».

El CURE «se parece a un adolescente que día a día va creciendo, y también sufriendo los problemas del crecimiento», ejemplificó. Fornaro no integró listas en la doble elección universitaria del 26 de marzo pero continuará allí su tarea como docente.

La Asamblea del Claustro está constituida por 15 docentes, diez egresados y diez estudiantes que provienen de diferentes sedes; 30 asistieron a la sesión. Antes de proponer a los miembros que integrarían la mesa, representantes de los tres órdenes coincidieron en la necesidad de realizar un cuarto intermedio para intercambiar ideas. «En una facultad uno conoce a casi todos, (pero) sin conocerse, ustedes están dando ejemplo de construir democracia, cogobierno, como han venido construyendo enseñanza, investigación y extensión», elogió el rector.

Los órdenes acordaron alternar la presidencia en períodos iguales durante los dos años de la gestión. La primera presidenta será la bióloga y docente de la sede Rocha, Cecilia Alonso, primer vicepresidente el estudiante de la carrera de Técnico Minero en Treinta y Tres, Luis Da Rosa, y segundo vicepresidente el escribano Néstor Fonseca.

A propuesta de los órdenes serán secretarios: Pedro González (estudiantes), Guillermo Goyenola (docentes) y Carla Faliveni (egresados); secretarios alternos: Ana Correa (estudiantes), Leticia D’Ambrosio (docentes), y Roberto Arrarte (egresados).

Entre los cometidos del Claustro se destacan: asesorar a los otros órganos del Cenur —Consejo y comisiones directivas locales—, realizar propuestas de carreras y planes de estudio y también en materia de Programas Regionales de Enseñanza Terciaria. En lo inmediato las principales tareas serán la definición de formas de funcionamiento –se evalúa la posibilidad de sesionar a través de videoconferencia-, y las elecciones de directores del Cenur y de los Centros Universitarios Locales.

Entre los invitados a la sesión estaban presentes tres de las pioneras que impulsaron la llegada de la Universidad a la región este. «Estamos trabajando desde el año 2000, todas las semanas y los meses de continuo, y hoy es un día histórico», indicó Lilia Muniz, presidenta de la asociación civil Amigos de la Universidad de la República. Junto a Rosa Piazzoli, Teresita Belvedere y otros, en los últimos 14 años se transformaron en la piedra en el zapato de rectores, decanos, legisladores e intendentes.

La Asociación tenía derecho a voz en la Comisión Directiva que funcionó hasta este miércoles, y aspira a continuar participando en los nuevos órganos. «El otro día hicimos una asamblea para elegir a nuestros representantes y había más de 180 personas», contó Muniz. Algunos integrantes «empezaron en su época de bachilleres y ahora son todos licenciados».

La infraestructura del CURE está compuesta por un área de 4000 m2 en Maldonado y 3800 m2 en Rocha. En tanto se preparan llamados a licitación para la sede proyectada en Treinta y Tres. Actualmente concentra dos millones y medio de dólares en equipamiento tecnológico.

Ro Freda
Fuente: UDELAR.

mayo 3, 2014

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *