entrada_calor

Entrada en Calor

cabezal_fitness3

entrada_calor

Muchas personas tienen pereza de hacer una entrada en calor previa a la realización de la actividad física que se disponen a ejecutar, algunas veces por falta de tiempo u otras por parecernos aburrida, por eso hoy te sugiero leer esta nota para entender los beneficios e importancia de entrar en calor antes del ejercicio principal de tu entrenamiento o competencia.

El objetivo de realizar un calentamiento es ingresar de forma progresiva al nivel de actividad deseado, logrando una adaptación del corazón, circulación sanguínea y respiración, así como también de articulaciones, músculos y tendones. Prepara al individuo de forma física, fisiológica y psicológicamente para el comienzo de una actividad más intensa que lo normal.

El calentamiento es de vital importancia a la hora de correr como en cualquier otra actividad física. Está demostrado científicamente que realizar una entrada en calor previa al ejercicio mejora el rendimiento físico y disminuye el riesgo de lesiones músculo-tendinosas, al mejorar las condiciones de funcionalidad en el momento de inicio de la actividad.

Fisiológicamente, los beneficios y objetivos de una entrada en calor son:
– Aumento de la temperatura corporal. El aumento de esta, favorece una más rápida disociación del oxígeno de la hemoglobina y la mioglobina, que a partir de este momento queda disponible para el músculo.
– Aumento del riego sanguíneo.
– Aumento de la frecuencia cardíaca.
– Liberación del líquido sinovial a nivel articular y de bolsas serosas, también de vainas sinoviales.
– Disminución de la viscosidad muscular, mejorando de esta manera la eficacia contráctil.
– A nivel celular, la energía de activación necesaria para las reacciones químicas y la base del metabolismo energético disminuyen, de esta manera tales reacciones se realizan más fácilmente.
– La contracción muscular también es favorecida por el punto anterior, ya que se desarrolla en mejores condiciones en consecuencias del aumento de la temperatura corporal.
– La vasodilatación mejora el aporte de nutrientes y remoción de algunos “desechos”.

A nivel perceptivo motor:
– Se incrementan los aspectos perceptivos motores del movimiento.
– Se estimula y prepara la memoria rápida, mejora la velocidad de transmisión de impulsos nerviosos.
– Aumenta la sensibilidad propioceptiva, ayuda a mejorar la coordinación y el equilibrio.

A nivel psicológico:
– Ayuda a ir preparándonos para el trabajo y aumenta la actitud mental y motivación para el entrenamiento o competencia.
– Se va tomando consciencia sobre la actividad que se realizará.
– Posibilita el conocimiento del cuerpo y sus diferentes segmentos.

Tipos de entrada en calor o calentamiento:
Existe la entrada en calor general y la específica. En la entrada en calor general se tratará de aumentar el potencial funcional del cuerpo, mientras que en la específica el propósito es intentar realizar una relación óptima entre el ejercicio próximo y las actividades del sistema nervioso central relacionadas con ese tipo de movimiento específico.

Fases de la entrada en calor de las cuales una es estática y dos son dinámicas:
– Fase estática: En esta fase no existen movimientos bruscos, se realiza la movilidad articular y algunos estiramientos suaves de diferentes grupos musculares.
– Fase dinámica: Esta fase consta de trotes variados que se irán intensificando en velocidad al transcurrir los minutos, dependiendo de la actividad que se realice luego.
– Fase dinámica 2: Con la introducción del elemento, esta fase dependerá del tipo de deporte que se realice, por ejemplo fútbol, tenis, gimnasia artística, etc. En este momento el organismo está preparado para la máxima concentración de sus posibilidades potenciales.

Recuerda que al menos durante 7 a 10 minutos es el tiempo que tardan las células en recibir la cantidad de oxígeno necesario para llevar adelante una actividad. Es muy factible que se sienta un estado de agitación o sensación de falta de aire, por lo cual no te debes confundir y entender que es normal y ocurre siempre; y no significa en absoluto síntomas de agotamiento o cansancio, al contrario, este fenómeno sucede debido a que en estado de reposo cada una de nuestras células consumen entre 1 y 2 litros de oxígeno por minuto, pero al realizar una actividad física determinada, las mismas requieren de más oxígeno (entre 4 litros o más) y, hasta que las células reciben el oxígeno adecuado transcurre el lapso de tiempo indicado anteriormente (7 a 10 minutos) y sentimos esa sensación de ahogo momentáneo.

Espero que estos consejos y conocimientos sean de tu ayuda. ¡A calentar!

 

mayo 8, 2014

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *