911

“9 -11 Memorial & Museum”. Nueva York no olvida

911  En septiembre se cumplen 13 años desde que el mundo observó horrorizado cómo se venían abajo las Torres Gemelas de Nueva York, en lo que fuera uno de los ataques terroristas más impactantes de la historia, y que millones de personas presenciaron en directo.

El 11 de Setiembre de 2001, cerca de 3.000 personas perdieron la vida, y hoy jueves, a cuatro meses del decimotercer aniversario de la tragedia, la ciudad se prepara para la inauguración del Museo de la Memoria del 11-S en lo que se llamó la “Zona Cero”.

El pabellón de entrada se encuentra flanqueado por dos cascadas artificiales, donde antes se encontraban las torres, formando la entrada al museo e intentando reflejar el vacío que se sintió el día siguiente del atentado.

9112Debajo de las cascadas, 20 mts. bajo tierra, hay dos muestras en exposición. Bajo lo que era la Torre Sur, se recuerda a quienes perdieron la vida el 11-S a través de la exhibición de objetos personales, fotos y comentarios de seres queridos; bajo la cascada que representa la Torre Norte, se cuenta la historia transcurrida luego de los eventos.

A medida que uno va adentrándose en el Museo, poco a poco se van presentando objetos encontrados entre los escombros: un tridente de acero oxidado que soportaba la fachada de la Torre Norte, una columna retorcida por el impacto de un avión, la escalera usada para escapar, un camión de bomberos y, probablemente uno de los elementos más impactantes, una pequeña insignia de metal con forma de alas que iba en la chaqueta de una de las azafatas del vuelo 11 de American Airlines.

9113“Este museo expresará lo que aquellos que nos atacaron no entendieron, que los vínculos que nos unen se refuerzan de la manera más extraordinaria cuando nos enfrentamos a las circunstancias menos imaginables”, expresó Joe Daniels, responsable del museo. Durante seis días, el museo estará abierto las 24 horas para los familiares de las víctimas y los que vivieron directamente los atentados.

La única sección a la que no se podrá acceder es donde yacen los restos de las víctimas no identificadas, algo que habría generado bastante polémica entre las familias de los fallecidos.

El 21 abrirá al público y las entradas costarán U$S 24. Este último dato refuerza el largo debate sobre si es un homenaje a los fallecidos o una atracción turística.

 

Lala Sanguinetti

Fuente  /Fuente 2

mayo 15, 2014

One Response

  1. Pingback: Sol Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *