mujica-oea-eeuu-e

Mujica en la OEA

mujica-oea-eeuu-eEn el último capítulo de su visita oficial a Estados Unidos, José Mujica fue recibido en una sesión especial de honor del Consejo Permanente la OEA (Organización de los Estados Americanos) en Washington, donde lo recibieron, entre otras autoridades, el secretario general, José Miguel Insulza, y el uruguayo Milton Romani, vicepresidente del Consejo Permanente y de la Comisión General.

Tras las formalidades, y luego de ser recibido con halagos por parte de la presidenta del Consejo Permanente y de la Comisión General, Jacinth Lorna Henry-Martin, representante de Saint Kitts y Nevis, el presidente Mujica tomó la palabra.

Entre varios temas, Mujica sostuvo que hay una agenda de problemas mundiales que no tienen cabida en ninguna parte, porque los gobiernos siguen siendo nacionales y se preocupan de sus temas. “Mientras las bolsas de nylon se acumulan en el Océano Pacifico y los polos terrestres se derriten, la humanidad se hace la distraída”, lamentó.

“Nuestro comercio mundial da lástima, nos pasamos 40 años discutiendo sistema multilateral y desembocamos en 350 tratados de libre comercio y 200 más que se están cocinando, y lo menos que hay es libertad de comercio”, cuestionó.

“Cuando tenemos que avanzar hacia la liberación del comercio, hacemos exactamente lo contrario. Nos queremos juntar en gigantescas unidades unas contra otras, cuando en realidad la humanidad debe integrarse en el planeta”, insistió.

Insistió en la acumulación de la riqueza y en los millonarios gastos militares, lo cual demuestra que recursos sobran pero no tienen dirección. “No somos capaces de crear una agenda de problemas mundiales y considerarlos”, criticó.

“Yo no comparto la idea de que hay una crisis ecológica, lo que hay es una brutal crisis política”, dijo el Presidente. “La fuerza de esta civilización es tremenda, la multiplicación de riqueza es tal que el hombre tiene fuerza, como especie, para cambiar la suerte del planeta a favor de la vida, pero debe enamorarse de ella y entender que por encima de lo nacional está la vida en el planeta”, reivindicó.

“Yo no voy a vivir el tiempo que, precipitadamente, se nos viene encima, pero no será más de lo mismo, pues estamos en un cambio de época”, apuntó.

“Hay que ver este asunto en la reacción de los niños, de los muchachos, que tienen relaciones intercontinentales, tienen gustos de carácter planetario; muchas de nuestras cosas les suenan a leyenda y construyen una nueva cultura de carácter universal”, ejemplificó. “No dejan de existir las culturas nacionales, pero se crea una macrocultura globalizante”, observó.

“Nuestra América seguirá siendo tierra de porvenir, de esperanza, si tiene la capacidad de poder aprender de su dolor, saber olvidar si se trata de venganza, y no saber olvidar si se trata de no volver a cometer los mismos errores”.

“Dicen que fui guerrillero… sigo siéndolo”, dijo Mujica en otro tramo de su discurso, en alusión a que suele plantear temas que no le darán mucho reconocimiento, pero que de todas formas insiste en poner sobre el tapete.

El mandatario cerró su discurso invitando a todos a visitar Uruguay e, incluso, a residir en él, por ser un país en el que su pueblo no anda “desesperadamente apurado por ir no se sabe a dónde, sino que trata de vivir cada minuto de la vida”.

 

Lala Sanguinetti

Fuente  /  Foto

mayo 16, 2014

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *