pluna

Sigue el caso Pluna, habló el dueño de Cosmo

plunaTras el cierre de PLUNA mucha agua pasó bajo el puente, pero difícil es pensar en el cierre de la aerolínea de bandera sin recordar un episodio: Cosmo y la subasta de 2012.

Desde el principio llamó la atención que una aerolínea tan pequeña y desconocida como Cosmo, que contaba apenas con un par de aviones, tuviera la solvencia para poder ofertar 137 millones de dólares.

Lo cierto es que una vez hecha la oferta, por el “señor de mi derecha” – luego identificado como Hernán Calvo Sánchez – lejos de terminar un problema, comenzó a desenredarse un ovillo que hasta el día de hoy no ha encontrado su fin.

El principal accionista de la aerolínea española Cosmo, Antonio Álvarez Hernández, dio detalles al diario El País de cómo Cosmo terminó participando en la subasta frustrada de los aviones de Pluna S.A., confirmó que quien levantó la mano en nombre de la aerolínea nunca perteneció ni pertenece a Cosmo Líneas Aéreas y también se refiere a los mails que llegaron a Crimen Organizado con su firma, y contando su versión de los hechos.

Aunque hasta ahora no recibió ninguna respuesta ni comunicación de la Justicia uruguaya, aquel mail enviado por el empresario fue incorporado en el expediente judicial por el que ya fueron procesados sin prisión por el delito de abuso de funciones en la entrega del aval a Cosmo el ex-ministro de Economía, Fernando Lorenzo, y el presidente del Banco República, Fernando Calloia.
(Dicho mail fue publicado el 2 de mayo por la revista Caras y Caretas).

Álvarez revelaba algunos aspectos y reconocía que Hernán Antonio Calvo Sánchez le había hecho una oferta en nombre de Buquebus para utilizar el nombre de Cosmo en la subasta, e incluso había mencionado que el gobierno, o al menos parte de éste, estaba en conocimiento de cómo era el plan de Juan Carlos López Mena para hacerse de los aviones.

En las declaraciones al diario, Álvarez confirma que es el autor de aquel mail y da más detalles de cómo fue – según su versión – la operación para poder comprar los aviones.

El matutino aclara que “las declaraciones del empresario tienen baches”, que evitó contestar muchas de las preguntas – como el origen de una cuenta de la que asegura que recibió US$ 500 mil antes de la subasta y que, sostiene, procedían de López Mena –, y ante otras dio respuestas generales.

El dueño de Cosmo también reconoce que aceptó el negocio “por dinero” y porque era “bueno para todo el mundo”.
“Para mí no era un negocio sucio, sólo tenía que poner la cara y a cambio me llevaba 13,7 millones de dólares. Yo tenía que comprar, pero antes de hacerlo me los re-compraban a mí”, explica.

“Él (Juan Carlos López Mena) – dice – no los podía comprar porque el gobierno se los quería vender con deuda y empleados. Y evidentemente Buquebus quería sólo los aviones. Entonces, aparece Cosmo que los compra por US$ 137 millones pero se los lleva de Uruguay. Ahí aparece en escena López Mena que se ofrece a comprar los aviones para que se queden en Uruguay pero por menos dinero”.

Sobre el aval que el Banco República le otorgó a Cosmo, dice que desconoce cómo se tramitó. “Un domingo Hernán me llama y me dice que teníamos el aval. A mí eso no me interesaba”, indicó. Y aunque insiste en que fue “una trampa”, admite que tuvo un contacto con el Banco República por el mencionado trámite, relata el matutino, que aclara que meses después el supuesto testaferro recibió una intimación del Banco para pagar el aval.

Álvarez declara que “Dado que soy consciente que parte del gobierno de Uruguay ha sido cómplice y conocedor absoluto de esta operación, me reservo el derecho de incluirlos en la demanda, pero quisiera evitarlo para no crear un posible conflicto”.

 

Lala Sanguinetti

Fuente

mayo 28, 2014

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *