Posted On 07/06/2014 By In Sociedad, Tendencias With 603 Views

Arranca Montes del Plata. Sostenible y sustentable?

montes del plataDINAMA dio la autorización ambiental a la empresa industrial, productora de celulosa para comenzar a trabajar.

Según el documento redactado por DINAMA, “el complejo industrial efectivamente incorporó las mejores técnicas disponibles en todos sus procesos y las instalaciones, por lo que está en condiciones de comenzar a trabajar”.

Montes del Plata es una empresa que unifica la firma Arauco de Chile con Stora Enso que es una firma Sueco- Finlandesa. La inversión puesta en el departamento de Colonia (Conchillas) para la construcción de la planta de celulosa llega a los 2000 millones de dólares.

Montes del Plata es un megaproyecto que involucra la planta de celulosa, una unidad de energía de biomasa que abastece la planta y un puerto propio por donde se exportará la celulosa.

Compró 500 millones de dólares en campos y plantaciones de eucaliptus y firmó un convenio con OSE para realizar el saneamiento y las obras de agua potable en la zona.

La planta tiene previsto procesar 500 mil toneladas durante este año apostando a desarrollar el máximo de su potencial durante el 2015 : 1.3 millones de toneladas.

En Montes del Plata trabajarán unos 3000 funcionarios en forma directa.

Si bien al comienzo de la obra algunos grupos ambientalistas rechazaron la instalación fundamentando la misma en el grado de contaminación, deterioro de la costa y mal uso de las reservas forestales del departamento, Montes del Plata apoyado en los estudios de DINAMA publicó en su pagina la siguiente explicación:

Las actividades relativas al dragado y construcción de la terminal portuaria han contado con un seguimiento estricto tanto por parte de MDP, como de DINAMA y la DNH. Los resultados de todos los monitoreos demuestran que sobre la costa no se ha detectado ninguna alteración en su dinámica ni configuración, más allá de algún aumento de turbiedad absolutamente momentáneo y localizado que se dio durante dos meses que coincidieron con parte de las actividades de dragado, las cuales por otra parte ya concluyeron. Estas actividades recibieron a lo largo de su ejecución numerosas inspecciones de la DINAMA, y se entregaron por parte de MdP detallados reportes de los monitoreos implementados y sus resultados.

Monte Nativo:
Tanto Punta Pereira como la cantera donde Montes del Plata está realizando su actividad eran predios ya altamente degradados por actividades extractivas anteriores que se venían realizando desde fines del siglo XIX, y no se encontraba en ellos monte nativo que tuviera significativo valor de conservación ni ecosistemas peculiares. Todas las limpiezas y cortas de monte que se realizaron contaron con la evaluación previa in situ y la autorización expresa de la Dirección General Forestal, reservándose un área de conservación que se reconoció en Punta Pereira (un pequeño monte de aprox. de 4 has) de forma de mantener un área representativa del monte pre-existente. Adicionalmente está prevista una medida adicional de implantar un Arboretum nativo en el predio, el cual se implementará en una solución de continuidad con esta área de conservación una vez concluida la fase de construcción.

talaPatrimonio:
Es muy importante señalar que la presencia de Montes del Plata en la zona no ha supuesto una afectación patrimonial de la localidad. Al contrario, la empresa está trabajando y colaborando activamente con la población local y las autoridades en la mejora y puesta en valor de los importantes activos histórico-culturales existentes, y ha desarrollado por su parte uno de los relevamientos arqueológicos e históricos más grandes de la historia de los emprendimientos privados del país, liderado por la Facultad de Humanidades y Ciencias de la UDELAR, con la presencia en el sitio de Punta Pereira durante casi un año.

Actividad Minera – cantera:
En lo que respecta a la operación de la cantera próxima a Conchillas, la misma cuenta con todas las autorizaciones pertinentes, y se viene ejecutando contemplando un plan de mitigación de impactos y monitoreo muy estricto, con instancias de comunicación permanentes con la Comunidad, la IC y la DINAMIGE.

Muchos nos preguntamos cómo funciona una Planta de celulosa y como es su vínculo con el lugar donde se desarrolla:

Las plantas de celulosa se dedican al procesamiento de la madera para la obtención de la principal materia prima para la producción de papel: la pulpa, o pasta. Generalmente se trata de grandes fábricas situadas en las mismas zonas donde se recolecta la madera, es decir cerca de bosques o plantaciones de monocultivos de árboles, donde se facilite el transporte de troncos abaratando así los costos de transporte.

Básicamente la madera está constituida por lignina y fibras de celulosa y el primer paso para la obtención de pulpa consiste en triturar la madera sólida.

Los procesos mecánicos trituran la madera y liberan las fibras. Este procedimiento convierte hasta el 95% de la madera en pulpa pero conserva la lignina, lo que posteriormente le da un tinte amarronado o amarillento al papel. Este tipo de pulpa se emplea principalmente para papel de periódico y otros productos en los que la calidad de la impresión no es tan importante.

La madera es transformada primero en pequeñas astillas y luego sometida a un cocimiento con productos químicos, seguido por un proceso de refinado. La extracción química separa la lignina de la celulosa para que ésta quede como producto final. Eso se logra mediante hidrólisis (reacción con agua) en condiciones de mayor temperatura, con uso de productos químicos y con un gran consumo de energía. Según el producto químico utilizado se distingue: 1) el proceso “kraft” o “al sulfato” (actualmente el más común), que cuece las astillas de madera con sosa cáustica; 2) el proceso “al sulfito” (que dominó la industria papelera desde finales del siglo XIX hasta mediados del XX), que cuece las astillas de madera en una solución ácida; y 3) el proceso termomecánico químico, donde se calienta al vapor y se trata las astillas con productos químicos antes de molerlas.

La pulpa producida, tanto por procesos mecánicos como químicos, generalmente requiere ser blanqueada. Existen diversos métodos de blanqueo: 1) con cloro gas (también llamado cloro elemental), 2) libre de cloro elemental (ECF), que utiliza dióxido de cloro (dentro de esta técnica se ha desarrollado también el ECF que emplea ozono en las etapas iniciales del proceso de blanqueo y dióxido de cloro en la etapa final, y el ECF “mejorado”, que elimina la mayor parte de la lignina que da el color amarillento antes del blanqueo, reduciendo así la utilización de energía y de productos químicos para el mismo) y 3) “totalmente libre de cloro” (TCF), es decir, que se trata de un blanqueo sin compuestos clorados, que utiliza oxígeno y peróxido de hidrógeno u ozono.

A mediados de la década de 1980 comenzó la discusión pública acerca del proceso de blanqueo de la celulosa. Los análisis revelaron una alta concentración de AOX (un parámetro que mide la concentración total de cloro vinculado a compuestos orgánicos en aguas residuales) en los vertidos de plantas de celulosa; posteriormente se encontraron también dioxinas. Dioxina es el nombre común para una familia de compuestos químicos (existen 77 formas diferentes de dioxinas), que presentan propiedades y toxicidad similares; aparecen como consecuencia de procesos térmicos que involucran productos orgánicos en presencia de cloro y tienen graves efectos sobre la salud y el ambiente, que se agudizan por sus propiedades de persistencia y acumulación.

Las plantas actuales de pulpa de papel son unas megafábricas cuyo solo tamaño se convierte en un riesgo. En un proceso industrial en el que se utilizan tantos productos químicos tóxicos, cualquier pequeño detalle que se altere, cualquier fuga mínima, se convierten en grandes por la escala de la fábrica. Por otro lado, los efluentes tóxicos podrán ser pequeños comparados con los volúmenes que se procesan, pero no con las magnitudes que la naturaleza puede soportar. Los efluentes de una planta grande de 600.000 toneladas métricas son de aproximadamente 1000 litros por segundo.

Las descargas aéreas de las fábricas de celulosa (resultantes de la incineración de toneladas de residuos que quedan del proceso y son utilizados en la generación de energía), contienen productos químicos cancerígenos (fenoles clorados, hidrocarburos aromáticos policíclicos y Compuestos Orgánicos Volátiles), compuestos de azufre oxidado que provocan daños en la vegetación, compuestos que provocan trastornos hormonales (como por ejemplo fenoles clorados), y compuestos de azufre reducido causantes del característico olor penetrante a “huevo podrido” que se convierte en un problema para los pobladores de los alrededores. Estudios epidemiológicos recientes han evidenciado posibles efectos en la salud como consecuencia de la exposición a estos compuestos a niveles comúnmente presentes en las proximidades de una planta de celulosa. Un estudio finlandés (The South Karelia Air Pollution Study) muestra que la exposición a compuestos malolientes del azufre aumenta el riesgo de infecciones respiratorias agudas.

La gigantesca demanda de agua de las plantas de celulosa puede llegar a reducir los niveles de agua y sus vertidos pueden aumentar su temperatura, lo cual es crítico para el ecosistema fluvial. Generalmente las fábricas suelen instalarse cerca de un curso de agua con mucho caudal donde no sólo abastecer su demanda (con menos costos) sino también verter luego sus efluentes. La industria de la celulosa es la segunda consumidora mundial de cloro y la mayor fuente de vertido directo de organoclorados tóxicos a los cursos de agua.

Los efluentes del proceso de blanqueo contienen generalmente entre 40 y 50 kilos de sustancias orgánicas (principalmente lignina) por tonelada de pulpa. Estudios realizados en Canadá y Suecia a fines de la década de 1980 y principios de los 90 sobre los efectos tóxicos crónicos de los vertidos de las plantas de celulosa en los peces de los cursos de agua aledaños, revelaron alteraciones reproductivas, aumento del metabolismo y cambios en la estructura de las poblaciones de peces. Otros estudios revelaron daños genéticos, cambios hormonales, alteraciones hepáticas, problemas de la función celular, cambios en la composición de la sangre, lesiones en piel y branquias y reacciones del sistema inmunológico de los peces. Un estudio realizado en 2003 reveló que el 80% de las hembras del pez Gambusia que habitaba aguas abajo de una planta de celulosa manifestaron una masculinización parcial (alteración de las aletas anales, un rasgo relacionado con la actividad hormonal masculina), y 10% de los peces experimentaron una masculinización total. Si bien los investigadores no identificaron un componente hormonal masculino específico en el efluente de la planta de celulosa, ulteriores pruebas del mismo produjeron una variedad de reacciones en los receptores de hormonas masculinas.

Los países necesitan de la industria porque además de acompañar el “progreso” cubriendo las necesidades básicas de las poblaciones, permiten crear miles de puestos de trabajo en lugares donde a veces, no es posible generarlos.

El desarrollo puede ser insustentable para el Medio?

Ro Freda

Fuentes: Montes del Plata – World Rainforest Movement.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *