Posted On 12/06/2014 By In URUGUAY With 429 Views

El desarrollo tecnológico y la “Trampa del Medio”

miemEl Parque Científico Tecnológico de Pando -en cuya junta directiva participa el Ministerio de Industria, Energía y Minería (MIEM)- y la Fundación Julio Ricaldoni de la Facultad de Ingeniería (Universidad de la República) firmaron este miércoles un convenio marco para implementar actividades de colaboración en diferentes modalidades. Entre ellas se encuentran la complementación para el desarrollo y ejecución de proyectos industriales, medioambientales y de valorización de residuos; la cooperación en programas de formación de personal investigador y técnico; el asesoramiento mutuo, y la organización de actividades de promoción vinculadas a la investigación y el desarrollo tecnológico.

En el acto, el ministro Kreimerman afirmó que el “desarrollo tecnológico propio” es el más genuino motor de generación y distribución de riquezas para nuestro país.

Dijo que todos quienes asistieron al acto (el presidente de la Fundación Ricaldoni, el decano de la Facultad de Ingeniería, Héctor Cancela, y el presidente del PCTP, Fernando Amestoy) comparten una “visión común” sobre el “proceso de desarrollo necesario para el país”.

“El desarrollo productivo y la industrialización son la base tanto de la generación de la riqueza como de su distribución a largo plazo”, señaló, y añadió que este proceso –que debe ser inclusivo y sustentable ambientalmente- posee una “fuerte base científica y tecnológica”. Además, sostuvo que el Estado “tiene un rol significativo” al respecto.

Kreimerman recordó que, luego de una década de crecimiento, se corre el riesgo de “caer en la trampa del medio”, según un término de la economía industrial. Esta consiste en agotar los factores que han permitido ese crecimiento, pero que hoy resultan insuficientes, y frenar así el proceso de incremento de la riqueza de los uruguayos y la mejora de su distribución.

Estos factores son la utilización de los recursos naturales, la explotación máxima de las posibilidades logísticas y la atracción de inversiones extranjeras. Uruguay ha podido aprovechar los tres, si bien todos ellos tienen “pros” y “contras”, que pasan por el riesgo de la no inclusión, el “techo” de la actividad o el “flujo de fondos inversores” que se produce ante las inversiones extranjeras.

El único verdadero director de crecimiento carente de estas contras, según han demostrado “dos siglos de capitalismo”, es el “desarrollo tecnológico propio”, que debe basarse en los tres pilares antes mencionados, afirmó Kreimerman. A esto hay que sumar la incorporación de tecnología extranjera para internalizar “habilidades, conocimientos y desarrollo”, un camino que aborda el convenio suscrito.

El ministro enfatizó la importancia de las políticas de ciencia y tecnología, y añadió que el desarrollo se logrará con base en los recursos humanos, “la construcción y el relacionamiento de instituciones en el tema de la investigación científica” y la profundización de un programa estratégico de investigación.

Por su parte, Cancela dijo que la institución posee una visión de “país que crece, se desarrolla y cambia”, en un período “inédito” de crecimiento económico y social. La preocupación, entonces, pasa por sostener este crecimiento en el tiempo y “derramarlo”, lo que implica la transformación de las matrices productivas, la incorporación de conocimiento y tecnología, el desarrollo equilibrado de todo el territorio nacional y una proyección internacional más sólida. Afirmó que ninguna institución puede lograr estos objetivos en solitario, por lo que el convenio de este miércoles resulta particularmente significativo, ya que une a dos organizaciones con una misma visión de país.

 

Ro Freda
Fuente: Ministerio de Industria Energía y Minería

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *