Posted On 13/06/2014 By In El Mundo With 540 Views

Aclarando los puntos: Dilma habló del camino hacia el Mundial

estadio-brasilMuchas cosas se han dicho sobre la realización de la Copa del Mundo en Brasil, donde la política, los conflictos sociales, las movilizaciones y las sospechas de corrupción alrededor de las empresas vinculadas a las construcciones de los estadios han sido protagonistas en este camino hacia la mayor fiesta futbolística del mundo.

En varias ocasiones salió el gobierno a defender posturas y aclarar situaciones, muchas de ellas en las que sostienen se ha desinformado a la población.

En esta ocasión la presidenta de Brasil, Dilma Rouseff, aclara 10 puntos clave de la organización y del camino transitado hacia el Mundial de Brasil 2014, sosteniendo que el Mundial es muy bueno para el país:
Frente a la consulta sobre la situación de los estadios, aseguró que las estructuras están prontas, lo que queda por terminar son algunas estructuras complementarias o temporarias, las cuales ya se encuentran en su fase final de montaje y ensamble, lo cual sucede en cualquier espectáculo de esta magnitud.

Se consultó también sobre el uso del dinero público para realizar estadios, frente a lo cual Dilma respondió que la inversión fue de 8 mil millones de reales (4 mil millones de dólares aprox.) y que no se han utilizado fondos que estuvieran destinados a educación o a la salud para construir estadios, por el contrario la mitad del dinero se ha obtenido mediante financiación del BNDES, dinero que volverá a los fondos públicos con intereses debidos.

El dinero público ha sido invertido en infraestructura permanente, como aeropuertos, rutas, puertos y capacitación profesional entre otros rubros, todos ellos quedarán como mejoras para el pueblo brasileño, de hecho desde 2007 cuando se le otorga a Brasil la sede para La copa del Mundo, el valor del evento representa apenas un 3,9 del total invertido en estos años por el estado en salud y educación.

Frente al retorno de dividendos, el artículo hace hincapié en que toda la infraestructura queda como mejoras para el uso del pueblo, y que durante el mundial, cerca de 700 mil personas estarán trasladándose, consumiendo, alojándose y gastando dinero que queda en el país. Asimismo se recuerda que todos los trabajos de construcción generaron fuentes de trabajo para un total de 213 mil obreros, y durante el período 2009-2014 un total de 332 mil brasileños obtuvieron una fuente de trabajo directamente relacionada con el evento.

También se desmiente que la Copa de las Confederaciones haya dejado pérdidas para el país, por el contrario, directa e indirectamente los números son favorables, y defiende el concepto de ingresos municipales que genera un estadio moderno y de última generación para la comunidad, beneficios sociales y económicos.

Con respecto a las familias que el gobierno sacó de sus hogares, se aclara que fueron 6.652 familias que fueron re-ubicadas y contempladas dentro de un plan social, contrariamente a lo que se había dicho, que habían desalojado a 150 mil familias, y también se aclara que la re locación fue por obras permanentes (de transporte y movilidad urbana), en ningún caso por la construcción de un estadio.

Una de las últimas preguntas hace referencia a que los brasileños están destinados a ver el mundial desde afuera de los estadios… A eso le responde que el 65% de las entradas fueron adquiridas por brasileños, y se hace referencia a la inclusión prevista en estos estadios para personas con poca movilidad, y obesos (para ellos hay asientos especiales).

El artículo concluye con la siguiente interrogante: ¿Debemos tener vergüenza del Brasil?

“No, al menos 1 millón de brasileños estuvieron directa o indirectamente trabajando en la preparación del evento… Itaquera (São Paulo) por ejemplo pasa por una fase acelerada de crecimiento…”.

 

Lala Sanguinetti

Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *