Posted On 21/06/2014 By In Fitness With 562 Views

¿Es importante utilizar un pulsómetro?

cabezal_fitness3

pulsometroPor lo general cuando realizamos un entrenamiento aeróbico utilizamos nuestra propia valoración para saber si estamos entrenando bien o no. Esta valoración del esfuerzo es subjetiva ya que no tenemos un dato real de nuestras pulsaciones.

Dependiendo de nuestros objetivos, el pulsómetro puede resultar para conocer y regular la intensidad de nuestros entrenamientos basándonos en la monitorización de nuestra frecuencia cardíaca.

Lo primero que debemos hacer es calcular el porcentaje al cual queremos entrenar, ya que por ejemplo un 60% no es exactamente el 60% de nuestra frecuencia cardíaca máxima. Karvonen introdujo una variable más, indicadora de nuestra forma física, que es la frecuencia cardíaca en reposo.

% de Intensidad deseado = (Fc máx. – Fc reposo) x % de Intensidad ¬+Fc reposo
Así si queremos entrenar a un 75%, tenemos una Fc máx. de 187 y una Fc reposo de 62, seria así: 75% = (187 – 62) x 0.75 +62 —154 pulsaciones (y no 140, que sería lo que nos resultaría de calcular el 75% de la Fc máx. a secas).

Para calcular la Fc en reposo debemos tomar nuestra frecuencia cardíaca por la mañana, justo antes de levantarnos. Para calcular la Fc máxima lo mejor es realizar una prueba de esfuerzo, pero como esto no está al alcance de todos, la otra fórmula es: 220 – Edad. Entonces para un sujeto de 20 años la Fc máxima es de 220 -20= 200 pulsaciones.

Zonas de Entrenamiento:
50 – 65% de la Frecuencia Cardíaca Máxima.
Esta zona de entrenamiento es recomendada para aquellos que inician un programa de entrenamiento, y no tienen una buena condición física.

65 -75% de la Frecuencia Cardíaca Máxima.
Se trabaja como un entrenamiento aeróbico de base, este estimula el metabolismo de las grasas. Puede utilizarse como un entrenamiento básico de preparación si estamos iniciándonos en el correr o de recuperación en deportistas con más experiencia.

75 – 85% de la Frecuencia Cardíaca Máxima.
Aumenta la capilarización (número y tamaño de los vasos sanguíneos que irrigan los músculos). También aumenta la fuerza y tamaño del corazón, y estimula los mecanismos metabólicos encargados de retrasar la aparición de la fatiga y mejorar la capacidad de recuperación.

85 – 92% de la Frecuencia Cardíaca Máxima.
Entrenando en este rango el beneficio primario es aumentar la capacidad de nuestro organismo para metabolizar ácido láctico, permitiéndote más duro antes de cruzar la línea de deuda de oxígeno.

La respiración será muy agitada, sentirás los músculos cansados y notarás una gran fatiga ejercitándote a este rango, por tal motivo no es recomendable entrenar varias veces en la semana a este rango de pulsaciones.

Esta zona es principalmente para aquellas personas que están interesadas en un entrenamiento de competencia.

92 – 100% de la Frecuencia Cardíaca Máxima.
Este es el nivel más alto de entrenamiento de intensidad. Solo deberías trabajar este rango si estás extremadamente entrenado. Mientras trabajes en esta zona tus músculos estarán usando más oxigeno del que tu cuerpo puede proveer. Mejora la capacidad aeróbica y anaeróbica. Es un ritmo en cual puedas ir tan rápido como te sea posible por cortos períodos de tiempo.

¡Con estos datos tu entrenamiento será más efectivo y ahora tú decides en qué rango de frecuencia cardíaca entrenar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *