resizer

Cigarrillos electrónicos, no tan inocentes

Los inhaladores electrónicos de nicotina son dispositivos que no queman, ni usan hojas de tabaco, pero producen un aerosol inhalado por el consumidor.

“Las pruebas existentes demuestran que el aerosol producido por los inhaladores electrónicos de nicotina (cigarrillos electrónicos) no son sólo vapor de agua como suelen pretender las estrategias de marketing de estos productos”, afirma la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Aunque el organismo reconoce que el uso de estos cigarrillos electrónicos de nicotina “es probablemente menos tóxico para el fumador que los cigarrillos convencionales”, la OMS aclara que “sin embargo, actualmente se ignora el alcance de la reducción de los riesgos”.

El mercado de los inhaladores electrónicos de nicotina se encuentra en pleno auge. La OMS estima que en 2014 había 466 marcas y que en 2013 se gastaron 3.000 millones de dólares en todo el mundo en este tipo de productos. Se prevé que las ventas se multipliquen por 17 antes de 2030. De hecho ya se han lanzado al mercado estos cigarrillos en versión cannábica también.

Estos cigarrillos, creados en China en 2004 simulan un cigarrillo de verdad; están hechos de acero inoxidable, tienen una cámara con nicotina líquida en diferentes concentraciones y son alimentados por una batería recargable.

Los expertos hacen hincapié en algunas personas a las cuales podría afectar más. “El uso de estos dispositivos presenta un grave peligro para el adolescente y el feto…niños, adolescentes, mujeres embarazadas y mujeres en edad de procrear contra el uso de inhaladores electrónicos de nicotina porque la exposición del feto y del adolescente a la nicotina tiene consecuencias a largo plazo sobre el desarrollo del cerebro“. Los cigarrillos electrónicos pueden contener cartuchos de hasta 24 miligramos de nicotina.

Los expertos también sugieren prohibir el uso de estos inhaladores electrónicos de nicotina en los espacios públicos cerrados, “sobre todo donde está prohibido fumar, hasta que se demuestre que el vapor exhalado no es peligroso para terceras personas”, indica el documento publicado este martes por la OMS.

 

Lala Sanguinetti

 

Fuente

 

agosto 27, 2014

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *