diseño3

De lo útil, al absurdo

“Me fascina, cómo los simples objetos se diseñan a lo largo de los años, es como una cuchara: ¿cómo llegó a tener una forma específica eso que llamamos ‘cuchara?'” Y ese el momento en que a esta artista residente en Grecia le llama la atención un objeto, y decide intervenir en su historia.

Kamprani es una artista poco convencional, una artista que recurre al humor, el absurdo, y los objetos cotidianos para transgredir desde la frustración y la risa, arrojando como resultado una nueva versión de los objetos que parecen evitar la funcionalidad solo porque sí.

diseño2La artista logra que quien los observa se sienta frustrado y molesto, y esto es exactamente lo que Kamprani esperaba lograr cuando empezó el proyecto.”Es increíble ver todas las frustraciones; la gente dice: ‘¡Esto me está volviendo loco!'”

Para poder transformar cada objeto, y llevarlo al extremo opuesto pero sin llegar a truncar del todo su funcionalidad, llevándolo de lo útil a lo absurdo, Kamprani primero toma en cuenta el diseño del producto, y el por qué.

“No pensamos en los pasos que seguimos para interactuar con un objeto. Nos sentamos en una silla, pero ¿qué es lo que hace exactamente una silla?”

“Me esfuerzo mucho en mantener esta imagen parecida al objeto original, para que cuando veas ‘Lo incómodo’, no sientas que es algo muy extraño”.

Aunque ella trabaja exclusivamente con objetos simples, esto no significa que el cambio sea sencillo, por ejemplo, encontrar una manera ingeniosa de alterar la cuchara le llevó cuatro meses.

“Simplemente no la podía ver de otra manera”, explica Kamprani.

diseño1Kamprani tiene estándares muy altos, por lo que no es suficiente que un objeto se vea interesante. “Tiene que ser algo que realmente me haga reír, algo que me haga decir ‘Dios mío, ¿cómo pensé en esto?'”

Aunque ella tiene una debilidad por sus botas de lluvia con los dedos descubiertos y su serie de sillas distorsionadas, Kamprani asegura que la regadera con el elegante caño doblado, es su favorito. “Parece como si tuviera personalidad: un objeto que se ve a sí mismo”.

“Si hay una reacción, eso es bueno, aunque se enojen”, dice. “Lo peor que le puede pasar a un artista es que nadie comente nada”.

Increíble pero cierto, esta genial artista, arquitecta y diseñadora de productos, se transformó en la anti diseñadora, para lograr revertir años de estudios ergonómicos, pero manteniendo la estética, y desde su blog al mundo, no para de sorprender.

Y el humor, “Siempre el humor”.

(Más Imágenes)

Lala Sanguinetti

septiembre 6, 2014

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *