chicle

Necesito carga… ¿tenés un chicle?

¿Cuantas veces te dijeron que no es bueno masticar chicle? Parece que ahora no es tan malo, ya que masticando podrías llegar a producir la energía suficiente como para cargar pequeños dispositivos.

Esto es lo que sostiene un equipo de ingenieros, que crearon la correa con un material “inteligente” que se carga de electricidad cuando se estira.

“Buscamos todas las fuentes de energía que hay disponibles”, le dijo Voix a la BBC. Jeremie Voix, junto a Aidin Delnavaz, de la École de Technologie Supérieure de Montreal, en Canadá, sostienen que los movimientos de mandíbula pueden ofrecer energía natural.

mandibula“Pero en el proceso nos dimos cuenta de que cuando movemos la mandíbula, la pera es la que más se mueve”, explicó el ingeniero. “Y si tenés que usar algún equipo de seguridad (como un casco), entonces obviamente la correa podría de hecho obtener mucha energía”.

Por eso Delnavaz y Voix decidieron extraer energía de la masticación, para así utilizar el que llamaron “efecto piezoeléctrico” (del griego que gráficamente significa cuando ciertos materiales se estiran o presionan y adquieren una carga eléctrica).

Los investigadores, que se especializan en tecnología, están abocados a hacer uso de esa energía que desperdiciamos diariamente, para no depender siempre de las baterías desechables.

Lo que tienen en claro los ingenieros es que van a tener que ponerle pienso al diseño, ya que, para alimentar unos audífonos por ejemplo, harían falta 20 de las correas, pero sostienen que esto es solucionable agregando más capas del material a la correa.

 

Lala Sanguinetti

Fuente

 

septiembre 23, 2014

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *