carlos

Para el tamboril no existe olvido

En la fecha de su cumpleaños, Sol Noticias rinde homenaje a Don Carlos Paéz Vilaró compartiendo el sonido que acompañó su vida y uno de los tantos textos que desde su  mano creativa nos dejó para “descubrir” nuestra historia.

Con el dominó y el bombachín

” Mi paso por las comparsas procurando motivación para mi pintura me llevó a participar profundamente en ellas. Nada me dejaba mas contento que ponerme el dominó, calzarme el bombachín, ajustar mis zapatillas, templar mi tambor en fogata diariera junto al cordón de la vereda y recorrer la ciudad montado en el camión alquilado a la verdulería. Detenernos una cuadra antes de llegar y arrancar en polvadera quebrando los oídos del barrio. Las llamadas del barrio Sur y Palermo surgían naturalmente, en cualquier lugar y no precisábamos anunciarlas. Simplemente, en concilio de humaredas y barricas de yerba encintadas en latón, cada uno con su tambor soldado de una correa al hombro, iniciábamos un repique que se prolongaba largas horas, tantas como para hilvanar esquinas y boliches, cantinas y zaguanes. Chala en boca, zapatilla desflecada, pantalón a rayas. Frente sudada, andar de arrastro y los ojos puestos en lo alto embocando el ventanal… Partir del Mediomundo en llamada hacia la noche era un viaje alucinante. Qué felices íbamos! Parecíamos una barca con casco de pino brasil, con todo el velamen desplegado de nuestras banderas remendadas. La calle corría pareja con nosotros y a veces nos ganaba. Nos sentíamos flotando sobre un tapiz mágico bordado con malvones, cretonas y adoquines. En andar cadencioso, al llegar a Ansina explotaban nuestros tambores y cruzar entre las barreras de sus caserones era algo así como agarrar una cuchilla y cortar en dos el barrio… Solo tocando madera los lubolos hacían estremecer la cuadra… Sigue siendo maravillosa la voz del candombe. El candombe nacido de la madera pone en tembladera las ventanas y hace añicos los vidrios del barrio. Para el tamboril no existe olvido! “

Carlos Paez Vilaró , 2012.

Con todo nuestro cariño y agradecimiento.

Ro Freda

noviembre 1, 2014

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *