fcn_7

Sigue su curso

Aprobada la Ley de fertilización asistida para el Uruguay, el Ministerio de Salud Pública (MSP) comenzó a trabajar en los procesos de  implementación de la misma, ya que están siendo reglamentadas por etapas.

De acuerdo a lo comunicado desde el MSP, se prevé que para diciembre quedarán reglamentadas las técnicas de reproducción asistida de alta complejidad –que incluye la fertilización in vitro–.

La ley deja establecido que únicamente podrán realizar y practicar técnicas de alta y baja complejidad las clínicas habilitadas por el MSP. Hasta el momento serían tres clínicas privadas que realizarán las de alta complejidad con el financiamiento del FNR.

Ahora que la ley ha sido considerada, será necesario capacitar más profesionales en el área de la fertilización, ya que la demanda aumentará considerablemente, y con eso en cuenta, en el marco de la Red Integrada de Atención Sanitaria (Rieps), el MSP creará una clínica que será manejada por ASSE en convenio con la Facultad de Medicina, que funcionará no sólo como unidad de asistencia a pacientes, sino que será para formación de profesionales. La idea del MSP es que se inaugure en el correr de la próxima administración.

El Fondo Nacional de Recursos (FNR) propuso financiar U$S 4.950. para cada tratamiento de alta complejidad, pero las clínicas esperan acercarse más a los U$S 7000 de costo aproximado que tienen estos tratamientos hoy en día, por lo que en esta etapa, están negociando cifras, y el FNR estudia la implementación de los pagos a las clínicas en donde los pacientes –tanto de salud privada como pública- podrán realizarse los tratamientos más complejos.

Quedó establecido que:

  • Pueden recibir tratamientos de alta complejidad los mujeres de hasta 40 años, pero por dos años cualquier mujer menor de 60 años podrá acceder al tratamiento. Luego de esos dos años las mujeres de entre 40 y 60 años deberán pagarlo por sus propios medios.
  • Deben haber intentado quedar embarazadas por la vía tradicional por un mínimo de 12 meses y haberse sometido a los tratamientos de baja complejidad un mínimo de tres veces.
  • No podrá acceder al tratamiento una mujer que ella o su pareja fumen, ya que los fumadores tienen menos posibilidades de lograr concebir un embarazo.
  • No podrán acceder las mujeres con un índice de masa corporal mayor a 30, consideradas obsesas, ya que sus posibilidades de quedar embarazadas también son menores.
  • El FNR financiará hasta tres intentos de recuperación de óvulos, parte inicial del proceso de fertilización dónde se extraen los óvulos mediante un procedimiento quirúrgico, para luego realizar el desarrollo embrionario en el laboratorio.
  • Dependiendo del poder adquisitivo, las parejas o mujeres solas deberán abonar un porcentaje del tratamiento, el cual podría llegar hasta un 80% del total.

A mediados de setiembre, el MSP reglamentó

Las técnicas de baja complejidad quedaron reglamentadas el pasado mes de setiembre y se aplican desde el 1º de octubre. Esos casos permiten que las pacientes realicen tres intentos gratuitos para los usuarios de salud pública, mientras que tienen un costo que varía según el número de intentos para los afiliados a servicios privados, con un costo inicial de $4.000, $12.000 el segundo intento y en el tercero, y último, $17.000.

 

Lala Sanguinetti

 

 

 

 

noviembre 5, 2014

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *