papa

Los baños del Papa

El papa Francisco vuelve a ser noticia, esta vez por un pedido, que tan sencillo y tan importante como lo es el pensar en el prójimo. El Sumo Pontífice pidió que en los baños públicos de la plaza San Pedro del Vaticano instalen duchas. Los baños se encuentran ubicados bajo las columnas de la basílica de San Pedro y diariamente es utilizado por miles de peregrinos y sin techo que llegan hasta allí.

La decisión la tomó el Papa Francisco tras un comentario realizado por el limosnero Konrad Krajewski, quien le contó que las personas sin hogar que duermen cada noche bajo las columnas realizadas no encuentran sitios para asearse.

Krajewski cumple con su rol desde agosto de 2013 y al momento de su nombramiento, el Papa le pidió expresamente que hiciera como él cuando era arzobispo de Buenos Aires: salir personalmente a llevar ayuda a los necesitados.

Al parecer, el limosnero generó cierto vínculo con los sin techo que diariamente duermen en los alrededores del vaticano y según publica el diario “La Stampa”, Krajewski invitó a comer a un italiano llamado Franco, tras saber que era su cumpleaños, pero éste lo rechazó porque se avergonzaba ya que “olía mal”.

“Le llevé de todas maneras a comer, a un restaurante chino, y me explicó que en Roma siempre se consigue algo para comer, pero que faltan sitios para lavarse”, explicó.

Actualmente en los centros comedores de Cáritas hay duchas disponibles pero no son suficientes, y frente a esto el ayudante del Sumo Pontífice al que conocen como “Don Corrado”, se ha embarcado en un proyecto para facilitar baños con duchas en diferentes centros católicos e iglesias.

La construcción de las tres duchas en el interior de los baños que normalmente usan los peregrinos, comenzará inmediatamente.

“Es más fácil dar de comer y preparar un bocadillo que gestionar un servicio de baños, donde sirven voluntarios, toallas…”.

“Don Corrado” también está gestionando que alumnos de escuelas de peluquería accedan a cortarles el pelo y afeitarlos.

La higiene no es solamente importante para su autoestima y confort, sino que para “estos peregrinos sin hogar”, es fundamental ya que los hace menos vulnerables a algunas enfermedades.

El Papa Francisco siempre ha mostrado una gran atención por quienes viven y  duermen bajo las columnas de San Pedro y en los alrededores, y les envía ayuda a través de Krajewski que les lleva dinero y artículos de primera necesidad como comida y mantas. De hecho, el pasado 17 de diciembre en su cumpleaños, Francisco invitó a algunos de ellos a comer con él en la Casa de Santa Marta. El dinero de la Limosnería apostólica viene de donaciones y por la venta de los pergaminos bendecidos por el Papa, que anualmente deja cerca de 300 mil dólares.

 

Lala Sanguinetti

Fuente

 

noviembre 13, 2014

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *