micros

Cuando el periodismo pierde la ética

El INAU y APU salieron al encuentro del manejo de la información de algunos medios de comunicación a raíz del caso de Yamila en Maldonado.

Alejandra Pacheco (espectáculos públicos INAU) explicó en una entrevista con Montevideo Portal que preocupa el sensacionalismo con el que se manejó la prensa respecto al caso de Yamila. Al hacerlo, dijo, se genera una estigmación no solo de la adolescencia y de la pobreza sino también una serie de conjeturas que los periodistas en su afán de informar, terminan sin aportar positivamente a lo que es la figura del adolescente. No se respetó el Código de la Niñez y la Adolescencia. Hay legislación al respecto que la prensa debe conocer y respetar, aclaró.

Afirmó que la intención del INAU no es imponer como deben realizar su trabajo los periodistas sino que pretenden que los medios respeten algunas pautas al dar información y se refiere puntualmente a las especulaciones que manejó la prensa sobre la vida privada de la víctima y su entorno.

Afirmó que está de acuerdo con que se informe y se trate de ser formador de opinión, pero con el respeto y la responsabilidad de no incluir aspectos que al final hacen casi responsable a la víctima de lo que le sucedió.

El INAU aplica la legislación que existe sobre estos casos en situaciones que son casi exageradas (como se dio en esta oportunidad). ” Cuando hablamos de sensibilidad, dice, nos referimos a las conjeturas de que podría estar haciendo una niña de 15 años, dar profundidad a algunos detalles del caso, o hacer presunciones de que podía estar vinculada a redes de prostitución sin que hubiera resolución alguna, la opinión pública se forma en base a lo que se elabora en los medios”… aclaró. “Queda como que todas las adolescentes en situación vulnerable podían llegar a terminar en una situación como ésta” afirmó.

En el caso de Yamila se fue muy lejos. “Nos impactó ver a los médicos aportando información por la televisión que debía ser reservada para ámbitos judiciales” aclaró sorprendida.

Pacheco llamó a la prensa a repasar los códigos de ética periodística.

La Asociación de la Prensa Uruguaya (APU) por su parte, difundió un comunicado donde realiza un llamado de atención a los medios por las coberturas periodísticas realizadas. Pide se tenga en cuenta el Código de Ética y los artículos del Código de la Niñez y la Adolescencia que en este caso fueron violados.

En el comunicado también aclara que el “sensacionalismo se considera una forma inadecuada de tratar los hechos informativos”.

APU aclara punto por punto y hasta tomando frases dichas y escritas en algunos medios para dar ejemplo de la falta de ética y calidad periodística que demostraron. Por último, recomienda a la prensa a ser lo más cuidadosos posibles en el tratamiento que se da a este tipo de casos y recordar el rol social fundamental que cumplen los medios de comunicación. Llama a la prensa uruguaya a promover las buenas prácticas periodísticas.  (Ver comunicado APU)

Todo dicho. Habrá que ver si simplemente con estos “tirones de orejas” no volveremos a ver, leer o escuchar algunos informes, micros y artículos tan sensacionalistas como sorprendentes de medios que dejaron al descubierto que en el afán por informar pierden la base esencial de la práctica de su profesión.
Ro Freda

noviembre 15, 2014

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *