camina

Cero falta

Un año más se entregaron los reconocimientos a los niños Cero falta, una iniciativa de la Administración Nacional de Educación Pública (Anep), que armaron el programa conjuntamente con Antel y Unicef.

La ceremonia tuvo lugar este lunes en la Torre de las Telecomunicaciones, y una orgullosa niña llamada Florencia Tatiana Acevedo fue la ganadora del primer premio del concurso.

“Me gusta ir todos los días, porque aprendés muchas cosas más que los que faltan“, dijo Tatiana, tiene 11 años y cursa 5º año en la Escuela Nº 232 de Solymar.

Pero la responsabilidad no solamente es de la niña, sino que su mamá Ana es quien motiva a la jovencita y asus dos hermanos para que no falten, para que aprendan. “No quiero que les suceda lo mismo que a mí, por eso les insisto con que vayan todos los días a la escuela“. La mamá, trabaja vendiendo pescado, y sueña con un futuro mejor para sus hijos.

El segundo premio lo ganó una alumna de la Escuela Nº 46 de Cuchilla de Olmos, Treinta y Tres. Estéfany Vázquez, también de 11 años, cursa 6º, vive en el campo, y cada día recorre siete kilómetros a caballo para llegar a su salón de clases.

Para Estéfany “vivir cerca de la escuela” sería uno de sus mayores sueños, y la pequeña dice que que no entiende a quienes viven cerca y faltan a clases.

El tercer premio al niño Cero faltas lo ganó Agustín Santos, alumno de la Escuela Nº 34 del barrio Peñarol. La madre de Agustín Estela, acompaña cada mañana al niño a quien contó que le gusta tanto ir a la escuela que incluso cuando se había inundado la calle, con el agua a las rodillas Agustín llegó a su aula. Por esta y otras razones fue que las maestras de tercer año Cinthia Núñez y Patricia Márquez postularon como niño “Cero Falta” a Agustín.

Reivindicar la obligatoriedad de la educación; no faltar, estar aprendiendo todos los días”Ese es el objetivo del concurso, y esas fueron las palabras del maestro Hector Florit director del Consejo de Educación Inicial y Primaria durante la ceremonia de premiación en la cual estuvieron presentes la presidenta de Antel, Carolina Cosse, y Paola Mefalopulos representante de Unicef entre otras autoridades.

La presidenta de Antel por su parte, señaló que hoy en día en el país hay 1255 escuelas conectadas con fibra óptica “para tener la misma calidad que en los hogares”.

Cosse destacó la emoción que siente al ir a cualquier rincón del país “y encontrar la construcción de oportunidad en la realidad, con las mejores tecnologías y la mejor calidad humana”.

Asistir a clases todos los días no es solo un deber, o un derecho, sino que debe ser un divertimento; aprender debe ser una de las cosas más bonitas de la vida” dijo Paolo Mefalopulos representante de Unicef en Uruguay.

También se entregó el premio a la Clase al multigrado 5º y 6º de la escuela Nº 18 de Merinos, en Río Negro; y a la categoría Escuela a la de Tiempo Completo Nº 9, de la localidad de La Paz, Colonia.

Lala Sanguinetti

noviembre 18, 2014

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *