duquesa-alba-efe--644x362

Adiós a la Duquesa más controversial

María del Rosario Cayetana Victoria Alfonsa Fitz-James Stuart y de Silva, duquesa de Alba y duquesa de Berwick, era la aristócrata con más títulos del mundo, con más de 50, veinte de ellos con Grandeza de España.

La controversial, divertida y alocada Duquesa de Alba era la tercera mujer en dirigir la Casa de Alba en sus más de 500 años de historia, y hoy, a sus 88 años el mundo recibió la triste noticia de su fallecimiento.

La Duquesa se encontraba en su residencia de Sevilla, el Palacio de las Dueñas.

El alcalde de Sevilla, José Ignacio Zoido, confirmó la noticia a través de Twitter, en el que ha manifestado su pesar ante el fallecimiento de esta mujer que “siempre llevó a Sevilla en el corazón y por eso permanecerá para siempre en el corazón de Sevilla. Descanse en paz”.

“Siempre que me han preguntado por el número de títulos o me han dicho eso de la sangre más azul del mundo, he respondido lo mismo: ‘Es una tontería’ (…). Pero eso no tiene nada que ver con mi deber y la formación que me inculcaron los míos para con mi Casa”, escribió Doña Cayetana en una ocasión en la que fuera distinguida con la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes por su “apoyo a las artes, además de abrir los archivos de la Casa de Alba a los investigadores”.

Quién era la Duquesa de Alba? Nació en Madrid el 28 de marzo de 1926, hija de Jacobo Fitz-James Stuart y Falcó, duque de Alba y de Berwick, y María del Rosario de Silva y Gurtabay, marquesa de San Vicente del Barco. Sus padrinos eran los reyes Alfonso XIII y Victoria Eugenia.

Unica descendiente de su padre, con apenas 6 años queda huérfana de madre lo que la marcó en su vida adulta “Sé que he sido mejor esposa que madre (…). Lo que he hecho mal no ha sido a propósito, sino seguramente porque no sabía hacerlo mejor; yo no tuve madre desde muy pequeña” .

El 12 de mayo de 1931, tras el advenimiento de la República, marchó con su familia al exilio, como otros muchos aristócratas españoles y se instaló en París, donde estudió en el Colegio de la Asunción.

Tras su regreso a España, pasó la guerra civil en Sevilla. Al término de la contienda su padre fue nombrado embajador de España en Londres, por lo que se instaló con él en la capital británica. Allí pasó la Segunda Guerra Mundial.

Tres veces se casò la Duquesa, la primera vez fue en Sevilla en el año 1947 con Luis Martínez de Irujo y Artacoz. De ese matrimonio nacieron sus seis hijos: Carlos, heredero de la Casa de Alba, Alfonso, Jacobo, Fernando, Cayetano y Eugenia.

En las décadas de los cincuenta y sesenta disfrutaba mucho de ofrecer fiestas y oficiar de anfitriona no solo para la aristocracia, sino para personalidades como Jacqueline Kennedy, Grace de Mónaco y las celebridades del Hollywood dorado como Charlton Heston y Audrey Hepburn quienes eran habituales del palacio de Liria.

La Duquesa queda viuda 1972 y se casa por segunda vez en marzo de 1978 con el ex jesuita Jesús Aguirre. Su tercer matrimonio el más controversial tuvo lugar en 2011, con su querido e inseparable Alfonso. Como ella misma recordaba en el libro ‘Lo que la vida me ha enseñado’, “después de tres años de luchas, gritos, ruegos y lágrimas”, pudo casarse con quien esperaba que fuese su “último amor”.

Alegre, amante de las fiestas Cayetana Fitz-James Stuart, deja, un riquísimo anecdotario, un legado de títulos nobiliarios extensísimo y una de la fortunas más grandes de España que se tomó el trabajo de dejar en claro como se tendría que distribuir.

Lala Sanguinetti

 

 

noviembre 20, 2014

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *