Lammily-una-anti-Barbie-

La “anti Barbie” llegó pisando fuerte

“La realidad también puede ser bonita” dice Nickolay Lamm, un joven de 26 años que acaba de dar inicio a un imperio en el mundo de los juguetes, donde irrumpe con su mensaje de que “No es necesario ser una rubia de medidas irreales para ser linda”. Este diseñador de Pittsburg es el padre de la Anti Barbie, y confiesa que se inspiró en una joven promedio de 19 años de edad, de 163,3 cm de altura, 68 kg y 85 cm de pecho- lo cual según las estadísticas la transforma en una ciudadana promedio y saludable en los EEUU.

Pero que es lo que la hace especial a esta muñeca? Sencillo, “Se ve tan real, tan común, que no te enfocás en cómo se ve sino… en lo que hace”, dijo su creador. Ese es el mensaje, ese es el espíritu de la anti Barbie, que se parezca más a una chica real. Más baja, más ancha y más castaña que la rubia y famosísima Barbie, Lammily Doll además es imperfecta, tiene  celulitis, acné y lunares como puede tener cualquier chica o mujer promedio.

Lammily-una-anti-Barbie-con-granos-y-celulitisEse concepto le alcanzó a Lamm para impulsar el crowdfunding (financiamiento colectivo) y logró transformarla en realidad. Hasta el momento consiguió medio millón de dólares superando cinco veces su objetivo inicial.

Como fabricante estadounidense de juguetes y de 26 años,  Lamm dijo que “Las primeras muñecas serán enviadas en paquetes, antes de Navidad, a quienes ayudaron a recolectar el dinero para lograrla”. Y agregó que otras miles, 25.000 más que fueron prevendidas, también serán enviadas antes de fin de mes.

Lammily Doll no deja de ser un producto con el cual su diseñador pretende lucrar, de hecho hay disponibles “accesorios” en forma de stickers, como pecas, moretones, cicatrices, granos y celulitis que tienen un costo adicional de 5,99 dólares, para personalizar la muñeca que tiene un costo de 25 dólares.

Lammily, es la “anti-Barbie” que promete contagiar su espíritu anti perfección en las góndolas de las jugueterías con un cuerpo de medidas reales, y buscando generar metas alcanzables desde el juego. La guerra de Lamm contra la Barbie “irrealmente perfecta” no es nueva. El joven ya había aparecido en las noticias y en diferentes programas presentando  un prototipo de cómo sería una Barbie si tuviese las medidas de una mujer real.

Otro detalle que la diferencia de la Barbie es  que la muñeca no se llama  Lammily, ese es el nombre de la empresa. “El nombre de la muñeca es el que su dueña quiera que sea”, sintetizó Lamm. Cada muñecas vienen con un pasaporte numerado que te permite nombrarla y si quieren la pueden registrar con su nuevo nombre en  la base de datos del sitio web de la empresa. (Ver acá)

Caderas que no mienten,  piernas gruesas, cola grande, pelo imperfecto y 28 centimetros de altura es la carta de presentación de la nueva muñeca más codiaciada. La anti Barbie que sale a la venta esta semana y que llegó para quedarse.

Lala Sanguinetti

noviembre 22, 2014