sol-y-piria-026

Pescado fresco y un paseo imperdible

El puerto de Punta del Este, es uno de los puntos turísticos emblemáticos de la ciudad y uno de los puertos más activos de todo el país.

optimist-dia-1-044

El calado de cruceros (más de cien cada verano) y el amarre de embarcaciones deportivas son las principales actividades del puerto puntaesteño. Los aficionados a la navegación encuentran aquí condiciones inmejorables para practicar deportes náuticos, y durante todo el año los amarraderos del puerto reciben numerosos barcos.

sol-y-piria-035  sol-y-piria-028

Paralela a la actividad deportiva náutica y a la presencia de yates lujosos, coexiste la pesca. La vida de los pescadores comienza antes de la salida del sol y se muestra ante la llegada diaria de turistas y locales en búsqueda de pescado fresco desde las primeras horas de la mañana.

A lo largo del acceso a las marinas y al muelle principal se extienden los “puestitos” que ofrecen la pesca del día y algunos productos más exóticos como los mariscos.

sol-y-piria-018  sol-y-piria-012

Andrea es encargada de uno de los puestos, abre muy temprano todos los días en verano y prepara con cuidado los productos que ofrecerá ese día a la venta. “Toda mi familia trabaja en la pesca desde siempre. Somos de aca todos y desde mi abuelo, mis padres todos siempre trabajamos en los barcos y en la venta, nos cuenta. Es un trabajo muy sacrificado sobre todo para el que sale embarcado. En la zafra no pasa nada porque se tira la red y se saca. Igual tirar la red y sacar los peces no es tarea fácil, nos aclara. Hay días que no se duerme, se pasa la noche en el mar. Ahora en verano que hay mucha venta estamos casi las 24 horas en esto dice sonriendo. Pero es lo que nos gusta y sabemos hacer así que lo aprovechamos, afirma. Los turistas buscan muchos mariscos y la corvina y el lenguado también es lo que compran, nos explica. Siempre dicen que nuestros pescados tienen un sabor distinto a los que compran en otros lados”, comenta Andrea orgullosa. “Lo que pasa que aca se sacan del agua, se limpian y se los llevan a la casa, los cocinan y aún tienen el gusto a la sal del mar, eso es lo que los hace diferente. No es pescado viejo” dice riendo. Hablando de precios, nos cuenta que algunos productos están un poco mas caros que en otra época porque hay poco, pero sabe que lo que venden es de buena calidad nos dice y además, insiste, el trabajo de pescar, seleccionar, limpiar y ponerlos aca como los están viendo, es trabajo de mucha gente y es bastante sacrificado. “No es caro el pescado”, nos dice mientras antes de terminar de acomodar, ya se disculpa porque tiene que atender a sus clientes que le piden que sea ella la que les elija la mejor corvina para las brasas.

sol-y-piria-015

Los que también disfrutan de compartir esta actividad de pesca son los ejemplares de lobos marinos, que desde la isla de lobos se acercan al muelle a saborear los restos de peces que los pescadores descartan en el agua. Los turistas disfrutan también de esta visita obteniendo excelentes fotografías de una especie que en Punta del Este ha aprendido a convivir con la actividad humana.

 

Ro Freda

 

 

 

enero 27, 2015