voluntarios

Jóvenes voluntarios unidos por el buen trato

Uruguay, país de buentrato contó con la participación de jóvenes provenientes de Argentina, Uruguay y Brasil. Alrededor de 100 voluntarios desarrollaron trabajos de sensibilización durante enero de 2015 en zonas turísticas de Maldonado con el fin de promover el buen trato a niñas, niños y adolescentes; estas acciones se complementaron con las efectuadas por la campaña En Maldonado nos cuidamos.

Las dos campañas mencionadas se llevaron a cabo con una importante convocatoria de voluntarios de distintas nacionalidades. En este contexto, participaron jóvenes del Grupo de Apoyo a Mega Eventos (GAME), al igual que voluntarios de la Red Alto a la Trata Juvenil (Argentina).

Por su parte, En Maldonado nos cuidamos desplegó una serie de acciones mediante las cuales los jóvenes actuaron como agentes de cambio y transformación social, y cumplieron el papel de constructores de la ciudadanía; estas actividades tuvieron por finalidad la prevención de la explotación sexual infantil.

En las zonas de Solanas, Piriápolis, Punta del Este, Maldonado y La Barra se realizaron más de 9500 intervenciones urbanas con turistas, según informó el Programa Claves. Además, la campaña Uruguay, país de buentrato también estuvo presente en la sede Maldonado del Campeonato Sudamericano Sub 20 de Fútbol, en el correr de enero de 2015, mediante el apoyo de la IDM.

Asimismo, se sensibilizó a más de 350 comercios del departamento; en cada vidriera se colocó un adhesivo alusivo a las acciones implementadas sobre la promoción del buen trato a niñas, niños y adolescentes.

Uruguay, país de buentrato

Se trata de una campaña que cuenta con la coordinación del Programa Claves -de la organización JPC-, en conjunto con el Ministerio de Turismo y Deporte; el Comité Nacional para la Erradicación de la Explotación Sexual Comercial y No Comercial de la Niñez y la Adolescencia (CONAPEES); el Instituto del Niño y Adolescente del Uruguay (INAU); la Intendencia de Maldonado; y el Fondo de Canadá, entre otros.

Esta articulación público-privada, así como también la amplia respuesta de los jóvenes voluntarios, permitieron que las acciones se desarrollaran en tiempo y forma.

Fuente: IDM

febrero 6, 2015