calambres

Calambres, ¿cómo prevenirlos?

La sensación que sentimos al terminar una sesión de nuestro deporte favorito no se compara con nada, verdad? Es esa sensación de bienestar y que tantos beneficios aporta a tu cuerpo y a tu mente.

Hasta ahi vamos bien, pero que pasa cuando empiezan a aparecer esos molestos calambres y lesiones? No dejes que te quiten las ganas de seguir moviéndote! No siempre se pueden prevenir, pero hay muchísimas formas de evitarlos y reducir su aparición. A continuación, te contamos un poco más sobre los calambres, a qué se deben, cómo puede influir la dieta en su aparición y que puedes hacer para prevenirlos.

¿Qué son los calambres?
Son una contracción repentina e involuntaria de uno o más músculos, que por mucho que te esfuerces, no puedes controlarla y que generalmente va acompañada de bastante dolor.

calambres (1)¿A qué se deben?
Las causas pueden ser muy variadas. Pero cuando estos aparecen relacionados al deporte las causas pueden ser algunas de las siguientes:

•El agotamiento del músculo, al realizar una actividad muscular intensa la fuerza del músculo va disminuyendo y se producen contracciones repentinas con mayor facilidad.
•La deshidratación y pérdida de ciertos minerales, como el magnesio, el potasio o el sodio a través del sudor. Son minerales que intervienen en el proceso de relajación y contracción muscular y su déficit provoca un desequilibrio químico en el músculo que puede desencadenar un calambre.
•La practica de deporte a temperaturas muy elevadas.

También pueden aparecer calambres durante el embarazo, algunas enfermedades y tras la toma de ciertos medicamentos. Si tienes calambres a menudo es importante que informes a tu médico.

¿Qué hacer cuando tengo un calambre?
Lo primero es parar de hacer deporte y estirar el músculo afectado de forma gradual, no lo hagas bruscamente solo conseguirás sentir más dolor. También puede ayudarte a reducir las molestias, aplicar calor, realizar un suave masaje en el músculo e hidratarte correctamente, para compensar la pérdida de líquidos y minerales.

¿Cómo prevenir su aparición?
•Prepara siempre tu cuerpo antes de practicar deporte, no te olvides del calentamiento antes de empezar y de los estiramientos, tanto antes como al finalizar tu rutina.
• Recuerda practicar deporte a tu ritmo, sin sobrepasarte.
•Si practicas algún deporte que implica una gran sudoración recuerda hidratarte correctamente.

Cuidar de tu alimentación y seguir una dieta sana y equilibrada es esencial si practicas deporte con regularidad.

Toma nota, en tu próxima lista de compras no pueden faltar legumbres, frutas, verduras, vegetales de hojas verdes (lechuga, espinacas, acelgas,…), frutos secos y el pan, la pasta y el arroz integrales.

Si practicas deporte y sigues una alimentación equilibrada, en poco tiempo te sentirás mejor por dentro y por fuera, te invitamos a probarlo!

Fuente

marzo 1, 2015