20150312_121640

“El último autocine”, la primera gran apuesta de Ibere Carvalho

La película del guionista y director brasileño resultó galardonada en tres categorías por “Mejor película”, “Mejor actor” y “Mejor película para el jurado joven” en la 18º Edición del Festival Internacional de Cine de Punta del Este.

En diálogo con Carvalho, el ganador confesó haber vivido una experiencia maravillosa en la que este premio resultó ser el gran broche de oro. Si bien la película ha participado de otros festivales, el éxito en su estreno a nivel internacional le permitirá una mayor visibilidad, y seguramente, un impulso en su trayectoria comercial. “Generalmente, los premios facilitan la búsqueda de financiación, por lo que aprovecharé esta etapa para llevar adelante dos proyectos que tengo en fase de desarrollo, un documental y un largo de ficción. Quién sabe vuelva a encontrarlos el próximo año en Uruguay”, bromea.

Ibere comenzó sus primeros pasos en el mundo audiovisual de forma autodidacta, y fue luego de su cortometraje para niños, “Se busca”, que afianzó su carrera como director. “Ese proyecto creó el escenario para mi primer largometraje, y a partir de él me permití empezar a soñar con algo más ambicioso”.

Así nació “El último autocine”, su primer largometraje que cuenta la historia de una relación distante entre un padre y un hijo, en la que la presencia del autocine cumple un rol trascendental operando como una alegoría que recuerda “un vínculo del pasado que se está perdiendo”.

Luego de estrenada la película, Ibere pudo percibir que su propia historia con su padre se veía reflejada en el argumento de cierto modo. “Mis papás se separaron cuando yo era pequeño, y mi padre me visitaba los domingos para llevarme al cine, de alguna forma hay vivencias personales en la cinta”.

Posiblemente así sea, pues dicen que una película refleja el alma de su director, y no parece ser casualidad que para su primera obra este autocine-asta haya elegido contar la historia de un padre, un hijo y el cine.

Le dedico este premio a todo el equipo que formó parte de la película, y deseo continuar mi vida de este modo, haciendo historias con dignidad”, reflexiona Ibere Carvalho, un hombre adulto pero con la ilusión de un joven que no se cansa de perseguir sus objetivos. Sin dudas, ¡va por buen camino!

marzo 17, 2015