11098292_802240233187744_684465089323508716_n

Gastón Reyno, el ejemplo vivo de la “garra charrúa”

El luchador uruguayo que pasó de ser ayudante de mozo, a un luchador profesional que nos representará próximamente en Bellator MMA.

Quizá, cuando hablamos de deportes y garra charrúa lo primero que se nos viene a la cabeza es el fútbol, pero existe alguien que logró ser ejemplo de esto en otro ámbito, una persona que en base a sacrificio constante y mucho trabajo, está cumpliendo sus sueños y el de jóvenes uruguayos. Se lo presentamos.

Su nombre es Gastón Reyno, mas conocido como “Tonga”. Nació en Montevideo el 11 de noviembre de 1986.

Con apenas 7 años de edad, comenzó a practicar Taekwondo en una humilde escuela ubicada en barrio Goes, lugar donde vivió su infancia rodeado de amigos y obviamente; su familia.

A los 16 años, tuvo su primera pelea de kick boxing, en la cual sufrió una derrota que lo hizo bajarse llorando del ring. Pero este suceso fue determinante para saber que contaba con algo único, algo con lo que se nace y no se practica en ningún lado; la garra charrúa.

Desde entonces dejó se ser un simple practicante del deporte para convertirse en un profesional. Pensaba, respiraba y vivía, obsesionado con triunfar. Quería llegar a lo mas alto para representar a su Uruguay querido, pero sabía que para eso, debía irse a otro país, ya que en el nuestro este tipo de deportes de contacto tiene techo, y se crece hasta cierto punto.

“Yo trabajaba de ayudante de mozo en un restaurante en Uruguay. Lo odiaba. Con todo mi ser. Tenía que trabajar y en el camino lo detestaba. Tenía que trabajar diez horas, algunos días doce y lo odiaba. Hoy me pasa exactamente lo contrario. No veo la hora para ir al gimnasio, para ir a entrenar, de mejorar. Hoy considero que soy feliz.”Cuenta en una nota que le realizó El Observador.

Basado en mucho esfuerzo y obsesión por alcanzar sus metas, muchos logros comenzaron a darse, tanto en campeonatos nacionales, como en panamericanos, peleas locales y en el extranjero que le permitieron adentrarse de lleno en las artes marciales.

En el año 2010 alcanzó el punto mas alto de su carrera hasta ese momento, ganó el Mundial de Taekwondo en Tailandia, un certamen en el que participaron nada menos que 2.000 peleadores. Y las puertas se comenzaron a abrir para él.

Un buen día su teléfono sonó, del otro lado Brian Davidson (luchador de UFC) lo invitaba a GrindHouse MMA en la ciudad de Kansas. La decisión no sería fácil, claro está, abandonar su tierra natal, el país que tanto ama y su familia, pero no estaba entre sus parámetros abandonar sus sueños y sabía que esta oportunidad era única. Hoy, “Tonga”, paso de ser un compañero de sparring a un peleador profesional, y hasta empresario, uniendo esfuerzos con Brian, convirtiendo Grindhouse a Glory, un gimnasio que ahora tiene tres sedes.

Se lo ve entrar a la jaula siempre con la bandera uruguaya y música de nuestro país, como muestra de orgullo que tiene del lugar que lo vio crecer. Como si todo esto fuese poco, le está dando la oportunidad a jóvenes uruguayos de ir a entrenar a EE.UU en una casa que compró especialmente para eso. Facilidades, esas que él no tuvo.

Es por todo esto que lo mejor está por venir para Gastón, el de los uruguayos, ese que tiene una estrecha relación con las redes sociales para poder sentirse mas cerquita de su país, el mismo que tuvo que pasar hambre y frío para lograr lo que alcanzó hasta hoy y que está muy cerca de conseguir ser el primer uruguayo en llegar a la UFC (la mayor empresa de artes marciales mixtas en el mundo, que alberga la mayor parte de los mejores peleadores del ranking en el deporte y produce eventos por todo el mundo).

De momento, es importante saber que “Tonga” debuta el 26 de junio en Bellator MMA, y con un par de golpes dados en el momento preciso, llevará a Uruguay a donde nunca llegó en el ámbito de las artes marciales mixtas. No tenemos dudas de eso.

El tiempo le retribuyó tanto trabajo y esfuerzo, y va por más porque, después de todo, así es como se comportan quienes aman lo que hacen.

 

marzo 28, 2015