man sitting in the field under sunset

Mindfulness, una práctica en aumento

Es un método urbano que busca disminuir las tensiones y el sufrimiento, propone tomar plena conciencia del presente. Se logra con la práctica de ejercicios mentales y corporales que provienen de las tradiciones orientales. La práctica está en pleno auge.

Es casi seguro que mientras está leyendo esta nota está pensando, además, en muchas otras cosas. La mente divaga, va y viene, conecta con hechos del pasado y se entretiene imaginando lo que vendrá. Se distrae. Se dispersa. Regresa al presente.

Lograr que cada uno de los momentos que vivimos a diario se transiten de una manera mucho más consciente, más atenta y sin juzgarlos son objetivos de Mindfulness (léase mainfulnés), un método basado en las tradiciones orientales y adaptado a las necesidades occidentales que propone prestar atención de una manera especial a aquello que se está haciendo ahora. ¿Las ventajas? Encontrar el equilibrio, reducir el estrés, regular la ansiedad, vivir con más armonía y más amorosamente.

MindfulnessSe ha comprobado neurocientíficamente que el entrenamiento en Mindfulness —realizado de manera constante y a través del tiempo— produce cambios positivos a nivel cerebral en lo que se refiere a la capacidad de concentración y atención.

En los diferentes cursos que se dictan, se muestra tramos de películas, publicidades, se apela a frases célebres e inspiradoras, se explica cómo funciona el cerebro para captar la atención de los que llegan ávidos de aprendizaje, pero aún con muchas dudas a causa de lo desconocido del Mindfulness en el medio. Estos aspectos teóricos se van intercalando con la práctica de ejercicios mentales y físicos que promueven la concentración, el reconocimiento del propio cuerpo, de los sonidos con los que convivimos, y hasta la identificación de cada una de las cosas que molestan y estresan.

Conocer profundamente a esos “estresores” cotidianos, desmenuzarlos, permitirá luego identificarlos rápidamente para “bloquearlos” de un modo consciente e impedir que nos afecten tanto.

Quizá el mayor desafío del coach (entrenador) sea trasladarle a la gente cuáles son los verdaderos fundamentos de la práctica, lo basal, lo vital. Y no sólo es cuestión de que lo comprendan, sino de que lo internalicen, lo hagan pasar por la mente y el cuerpo. El profesor busca que los alumnos se lleven una idea —al menos cercana— de qué es Mindfulness. Todo un reto.

C11-713225El psicólogo argentino Martín Reynoso explicó el concepto de la práctica, “Es traer la mente y el corazón a este momento. Y también el cuerpo. Que estemos acá en esto que estamos haciendo. Cada instancia que transitamos es algo único y Mindfulness te entrena para que puedas darte cuenta de cómo tu mente va del pasado al futuro perdiéndose lo único real que tenemos que es el presente: el único momento que hay para cambiar, para amar, para escuchar, para crecer”.

Mindfulness es “la capacidad humana universal y básica que consiste en la posibilidad de ser conscientes de los contenidos de la mente momento a momento”, según una de las definiciones más extendidas a nivel mundial.

¿Qué cambios concretos provoca? Reynoso explica que “se consigue mejorar niveles de ansiedad, estrés y depresión. Mejorar la atención, concentración y a veces la memoria de trabajo como también la aceptación y la tolerancia al dolor”. En definitiva, agrega: “Permite tener un rol activo de autoprotección/autocuidado que traerá incluso mejoras en la alimentación y el ejercicio físico”.

¿Es difícil? “No, pero hay que estar predispuestos, tener la intención de conocer el método. El gran desafío es la práctica que conlleva cierta rutina y disciplina. Si no practicás, nada de todo esto sirve demasiado”.

 

Fuente: Por Florencia O’Keeffe, para La Capital

abril 28, 2015