jamaica

“El fútbol es libertad”, Bob Marley y la historia detrás de la camiseta de Jamaica

Si pensamos en Jamaica pensamos en él. Pero la relación entre el fútbol y Bob Marley tiene lazos mucho más estrechos de los que pensamos saber. La pelota fue tan importante en el universo Marley como las rastas, o la guitarra, o el reggae. Jamaica no solo absorbió los acordes de su música, algo que no ocurrió con ningún otro artista en ningún otro país. También fumó su ardor de centrodelantero.

El fútbol fue quizás, después de la música, la mayor pasión del cantante y compositor jamaiquino, Bob Marley, que falleció de cáncer en 1981 y fue enterrado con su guitarra y un balón de fútbol.  No se iba a ninguna gira sin un balón, y en más de una ocasión le dijo a sus entrevistadores que la mejor manera de conocerlo en el plano personal era jugando un partido con él y su banda, los Wailers. 150619201536_sp_bob_marley_412x549_bbc

Bob fue hincha de Boys Town FC. Y se encariñó con el Santos de Pelé. Lo suyo de todas maneras no era verlo de afuera. Era estar en una cancha, en un picón, con un arco, cuatro amigos, algún cigarro y ganas de patear. “Una vez jugamos juntos en el National Stadium de Jamaica y para él fue cumplir un sueño. Incluso, en la entrada del estadio se levantó una estatua en su honor”, contó hace un tiempo Alan Skill Cole, manager de Marley en la década de los 70.

Jugando a la pelota se lesionó el dedo de un pie. Al tiempo le diagnosticaron un melanoma maligno. Se negó a la amputación. El cáncer lo mató un 11 de mayo de 1981.

Ese amor del rey del reggae por el deporte está haciendo justicia estos días de una manera casi imperceptible: en los uniformes del equipo de Jamaica en la Copa América.
cedella Los Reggae Boyz -como se conoce a la oncena jamaiquina- visten el uniforme diseñado por una de las hija  del cantante, Cedella Marley. El tradicional color amarillo de la camiseta jamaiquina este año tiene un  peculiar detalle en los extremos.

Las mangas, el cuello y la parte baja del jersey mezcla con líneas quebradas el verde, amarillo y negro de la  bandera de la isla caribeña que representa los colores de la herencia panafricana de los jamaiquinos,  mayoritariamente negros.

Cedella ya estuvo a cargo del diseño del kit olímpico de la representación jamaiquina para Londres 2012 y del uniforme de la selección femenina que buscaba un puesto en el Mundial de Canadá de este año. Cedella Marley heredó la misma pasión por el fútbol de su padre.

Pero la pasión que heredó la hija mayor de Marley por el fútbol ha ido más allá del diseño de los uniformes. El año pasado participó activamente en la recaudación de fondos para financiar la preparación de las Reggae Girlz, cuyo equipo antecesor se desintegró en 2008 justamente por falta de dinero.

Así, el mítico Bob Marley, sigue presente entre nosotros no solamente con sus canciones y sus mensajes de paz mundial que tanto contribuyen al cambio de mentalidad para un futuro mejor, también el rey del reggae sigue estrechamente ligado al deporte mediante su hija, quién ha hecho honor al apellido y seguramente lo siga haciendo siempre.

Bob se hizo más leyenda. El fútbol en su país, no tanto. Pero no Jamaica, no… no Jamaica, no cry.