chilena

La chilena, lo más famoso que Chile le ha dado al fútbol

La chilena; chalaca o chorera como la llaman en otras partes del continente, es un levantamiento. Una revolución individual que puede cambiar el color de un partido.

Algunos dicen que nació con el siglo XX, en los albores del fútbol en Latinoamérica, cuando los constructores de ferrocarriles ingleses se enfrentaban contra lugareños en los puertos del Callao en el Perú.

Sin embargo, si hay que remitirse a las pruebas, estas dicen que la chilena tal y como la conocemos nació en un estadio en el sur de Chile, en la ciudad de Talcahuano, en enero de 1914.

El fútbol llegó a América a finales del siglo XIX en barcos que traían ferrocarriles. Durante muchos años, los dos principales puertos sobre el océano Pacífico fueron el peruano de Callao y Valparaíso, en Chile.

De acuerdo a lo afirmado por algunos periodistas, como el intercambio entre ambos puertos era constante, los marineros peruanos viajaban a Chile con frecuencia. Y por supuesto, disputaban sus partidos, los que pueden ser considerados los primeros encuentros “internacionales”.

Y es aquí donde las historias se juntan. De acuerdo al registro hecho por la Asociación de Fútbol de Talcahuano, ubicada en el sur de Chile, en enero de 1914 Ramón Unzaga, un joven español nacionalizado chileno, había ejecutado por primera vez aquella jugada en el legendario estadio el Morro.

De hecho, el escritor uruguayo Eduardo Galeano, quien murió en el mes de abril, escribió sobre aquel momento en su libro “Fútbol a sol y a sombra”:

“Ramón Unzaga inventó la jugada en la cancha del puerto chileno de Talcahuano: con el cuerpo en el aire, de espaldas al suelo, las piernas disparaban la pelota hacia atrás, en un repentino vaivén de hojas de tijera”.

Unzanga continuó ejecutando su proeza por otros estadios del continente. Fue él quien la patentó en los estadios de Argentina y Uruguay durante las primeras ediciones de la Copa América, en 1916 y 1917, a las que asistió Chile.

Aquel 2 de julio de 1916, frente a Uruguay, Unzaga apeló al inusual golpe para tratar de defender su arco del ataque uruguayo. Chile perdió 4-0 y pocos podían presagiar la trascendencia de aquella acrobacia.

La chilena y el mundo

Cada disciplina ha necesitado de un genio, un héroe imbatible para su universalización: Michael Jordan al basket, Pelé al fútbol, y David Arellano a la chilena.

Arellano fue un notable jugador delantero, quien en 1925 fundó, junto a otros compañeros futbolistas, el club Colo Colo, el más popular de Chile.

Y fue él quien promovió una gira por Europa, la primera de un equipo chileno en la historia. Ocurrió en 1927.La chilena es una de las jugadas más llamativas y complejas de ejecutar en el fútbol.

Colo Colo se enfrentó al Espanyol del mítico Ricardo “El Divino” Zamora. Arellano no dudó en mostrar sus habilidades y el dominio sobre aquel malabar que se sostenía en el aire.

De acuerdo al diario ABC de España, Zamora, después de aquel partido que perdieron, dijo sobre los chilenos y aquellas obras de arte:

“Se juegan la vida cuando están cerca de la meta”.

Pero la muerte trágica le dio tintes épicos: el 2 de junio de 1927, cuando Colo Colo disputaba el segundo partido de aquella exitosa gira frente al Valladolid, Arellano “se jugó la vida” en una jugada , pero esta vez se golpeó el abdomen con tanta fuerza con sus piernas que murió un día después en un cuarto de hotel debido a una peritonitis.

Así, el mito de aquella jugada se instaló en el colectivo del fútbol que él se había encargado de exportar al mundo.