Posted On 05/07/2015 By In Estilos de vida, Tendencias With 419 Views

¿Para qué sirve cada vitamina?

Las vitaminas son necesarias para que el cuerpo funcione correctamente. La mejor forma de introducirlas en nuestro organismo es a través de una dieta equilibrada. También pueden ingerirse en forma de suplemento, pero siempre de forma controlada y sin caer en los excesos.

En base a las recomendaciones del Sistema de Salud Nacional del Reino Unido y la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, se divulgaron algunos consejos a tener en cuenta sobre el uso de las vitaminas.

-Vitamina A

Es un antioxidante, por lo que promueve el retraso y la prevención del daño en ciertos tipos de células. Sus principales funciones son: fortalecer al sistema inmunitario para poder prevenir las infecciones, ayudar a la visión cuando la luz es muy tenue y mantener saludable la piel y el revestimiento de algunas partes del cuerpo, como la nariz.

Algunos alimentos ricos en vitamina A son: quesos, huevos, pescados grasos, hígado, leche y yogur. Además, el mango, el duranzo, la espinaca y las zanahorias, también poseen esta vitamina gracias al betacaroteno de su composición.

-Vitamina B

En este grupo hay varios tipos: B1, B2, B3, B6 Y B12.

La B6 le permite al cuerpo usar y almacenar la energía que proviene de las proteínas y los carbohidratos que se consumen. También ayuda en la formación de la hemoglobina. Algunos alimentos que poseen vitamina B6: cerdo, pollo, pavo, pescado, pan, cereales, maní, papas y huevos.

La B12 contribuye a la formación de los glóbulos rojos, ayuda a mantener el sistema nervioso saludable, libera la energía de la comida que consumimos y permite que el organismo procese el ácido fólico, que también pertenece a este grupo vitamínico. Fuentes de vitamina B12: carne, salmón, bacalao, leche y queso.

El ácido fólico trabaja en conjunción con la vitamina B12 con el objetivo de formar glóbulos rojos saludables y también ayuda a reducir el riesgo de defectos en el sistema nervioso central, como la espina bífida, en bebés cuando se encuentran en el vientre materno. Fuentes de ácido fólico: brócoli, hígado, espinaca, espárragos y arvejas.

La B1, B2 y B3 ayudan al mantenimiento saludable del sistema nervioso y están presentes en los huevos.

-Vitamina C

Esta vitamina favorece la cicatrización de las heridas, protege las células y es necesaria para que el tejido conectivo, que fortalece a los órganos, se mantenga saludable. También es importante para los huesos, la piel y para que el cuerpo absorba el hierro. Esta vitamina debe ingerirse diariamente.

Estudios realizados con respecto al tema no han encontrado suficiente evidencia para asegurar que ayuda a la prevención de las gripe o acelera su cura en el resto de las personas, según recoge BBC.

Alimentos ricos en vitamina C: naranjas, pimientos verdes y rojos, fresas o frutillas, brócoli, papas y grosellas.

-Vitamina D

Sirve para regular la cantidad de fosfato que hay en el cuerpo y ayuda en la absorción del calcio; lo que es fundamental para los huesos, y también para mantener los dientes sanos. También juega un papel importante en los nervios, los músculos y el sistema inmunitario. El cuerpo la produce naturalmente al exponerse al sol.

Algunas fuentes de de vitamina D son el salmón, las sardinas, el hígado, el cereal, la leche y la yema de huevo.

-Vitamina E

Es un antioxidante esencial en la realización de los procesos metabólicos y en el fortalecimiento del sistema inmunitario. También protege las membranas de las células y ayuda a que la piel y los ojos se mantengan en buenas condiciones.

Fuentes de vitamina E: aceites vegetales como el de oliva, de maíz y de soja, margarina, nueces y semillas, vegetales de hojas verdes.

Vitamina K

Es necesaria para la coagulación de la sangre, lo que ayuda a que las heridas sanen adecuadamente. Si no posee la cantidad suficiente, pueden producirse sangrados.
También contribuye con el mantenimiento del tejido óseo y los tejidos corporales.

Algunas fuentes de vitamina K son: vegetales de hojas verdes como el brócoli y la espinaca, cereales y aceites vegetales.

 

Fuente: Montevideo Portal