EXREMO MAN

El polifacético superhombre de récords extremos

Su palabra clave es motivación. A partir de allí su vida se ha convertido en un cúmulo de logros y hazañas que le ha permitido alcanzar tres de los puntos más extremos del planeta.

Es tal su capacidad de transformación, que Khoo Swee Chiow, de origen malayo y nacionalidad de Singapur, no sólo subió al Monte Everest en tres ocasiones. También conquistó el peligroso K2 y llegó a los dos polos. Posee el récord del viaje más largo sobre patines, recorriendo 4.176 kilómetros entre Vietnam y Singapur, y posee el récord mundial de la sumersión más larga de la historia en aguas controladas al estar 220 horas sumergido.

Una vez nadó el estrecho de Malaca entre Malasia e Indonesia.

Son aventuras le han ayudado a convertirse en uno de los oradores motivacionales más reconocidos en el mundo empresarial.

Momento de reflexión

Khoo recordó que de niño tenía miedo a las alturas, pero que su temor desapareció cuando se aficionó por el montañismo de escalada cuando vivió en Estados Unidos durante dos años. En ese tiempo viajó a Nepal de vacaciones con sus amigos. Fue cuando quedó prendado de la majestuosidad del Monte Everest.

“Sólo pude ver el Everest en el vuelo de regreso. Fue ese atisbo de la montaña lo que encendió ese sueño”, el de escalar hasta la cima del mundo.

El aventurero preparó una expedición formada en Singapur, la primera del país, para cumplir con su meta, algo que logró en 1998. Cuando llegó a la cumbre (después de un intento fallido) estaba muy cansado. Más exhausto que eufórico. Pero fue también un precioso momento, uno de orgullo para Singapur. A partir de allí comenzaron a llover las expediciones y nuevas metas.

“Creo que el Everest cambió todo para mí. Cuando bajé de la cumbre ya tenía nuevos horizontes”. Asegura en medios ingleses.

Cuando no está en la carretera o en la montaña, Khoo imparte charlas motivacionales para empresas de muchos sectores, en las que compara las habilidades que se requieren para escalar una montaña con las que se necesitan para ser exitosos en una compañía: trabajo en equipo, atención al detalle, coraje, riesgo calculado y planificación.

Otro tema que suele hablar Khoo con las empresas y que recuerda constantemente es cómo recuperarse de las caídas.

Para ello cuenta sobre su primer intento de alcanzar el Polo Norte en 2001, que terminó al tener que ser rescatado de emergencia. Al año siguiente pudo lograr su objetivo.

 

 

 

 

julio 18, 2015