2669200_large-lnd

La hora de la verdad. Hoy se define el Campeón de la Libertadores

El argentino River Plate, que aspira a su tercera corona continental, y el mexicano Tigres, que sueña con llevarse por primera vez el trofeo a su tierra, disputarán la noche del miércoles una batalla a todo o nada en la segunda final de la Copa Libertadores de América, en el estadio Monumental de Buenos Aires.

Al último cruce del torneo, River y Tigres llegan luego de enfrentarse en tres cotejos en los que reinó la paridad, ya que además de igualar 0-0 en la ida en Monterrey, también se repartieron puntos cuando se cruzaron en el Grupo 6 (1-1 y 2-2).

River intentará hacer pesar la localía y el oficio ganado por un plantel que a fines del año pasado también conquistó la Copa Sudamericana, en lo que fue el comienzo de un reverdecer de laureles para los ‘millonarios’, cuyos títulos en la Libertadores datan de 1986 y 1996.

Pero también Tigres va en pos de darle a México su primera Libertadores, luego de las frustraciones sufridas por Cruz Azul en 2001 y por Chivas de Guadalajara en 2010.

El argentino llega a este duelo con la formación confirmada y con varios cambios respecto del choque de hace una semana en Monterrey, donde perdió por lesión al delantero uruguayo Rodrigo Mora y al volante charrúa Tabaré Viudez, y también, pero por acumulación de amonestaciones, al lateral Gabriel Mercado.

El entrenador Marcelo Gallardo, que deberá ver el partido desde la platea por haber sido expulsado en la ida, se volcó por la experiencia de Fernando Cavenaghi para reemplazar a Mora, convocó al uruguayo Camilo Mayada en lugar de Mercado, mientras que Nicolás Bertolo ocupará el sector izquierdo del mediocampo en lugar de Viudez.

“Va a ser un partido memorable. Estamos ante una posibilidad de mucho valor, de mucho prestigio y el privilegio de hacer una final de Copa Libertadores. Las sensaciones son buenas. Más allá de ser una final, estos jugadores van a dejar todo en la cancha”, destacó Gallardo.

Por el lado azteca, Tigres se entrenó en el predio de Boca Juniors, el archirrival histórico de River y con el que comparte colores.

El entrenador brasileño Ricardo ‘Tuca’ Ferretti aún duda entre incluir a Javier Aquino –recuperado de una lesión- en el carril izquierdo, o mantener al argentino Damián Álvarez, surgido casualmente de las divisiones juveniles de River.

Tras el empate en la ida y sin que pesen los goles de visitante, el que gane el miércoles alzará la Copa, y si se repite la igualdad, el campeón surgirá de una tanda de penales, en una final que comenzará a las 22.00 hs locales y será arbitrada por el uruguayo Darío Ubriaco.

 

agosto 5, 2015