oceanos

Limpiar los océanos, una tarea posible

Boyan Slat, un joven holandés de 20 años, se planteó la necesidad de comenzar a eliminar los 300 millones de toneladas de plástico que existe en los océanos. Esta contaminación es la causa de muerte de millones de mamíferos, aves y peces al año y también responsable de la salud humana ya que las toxinas de plástico ingresan en la cadena alimenticia cuando comemos pescado.

boyanEl joven realizó una investigación, cuando tenía apenas 16 años, en donde descubrió que hay zonas del océano en las que no se registra presencia humana y, sin embargo, hay más cantidad de plástico que de plancton. Esto le llamó mucho la atención, pero lo que más lo impactó, fue que los especialistas en el tema aseguraran que limpiar el océano era una tarea imposible.

Boyan explicó que hasta el momento han fracasado los intentos de limpiar los océanos porque han sido basadas en barcos con redes pesqueras encargadas de recolectar el plástico, con las cuales se tardaría más de 2.000 años, se gastarán billones de dólares y, aún así, no se lograría limpiar el océano en su totalidad.

La investigación de Slat llegó a la conclusión de que en lugar de salir a buscar el plástico y recolectarlo, es posible, por las propias corrientes oceánicas, esperar a que el plástico venga sin la necesidad de sumar energía extra.

Por eso, la solución que plantea Boyan consiste en  “instalar unas barreras flotantes compactas en forma de “V” en zonas estratégicas del Pacífico Norte para que los vientos y las corrientes lleven allí los restos. Una vez reunidos, se extraen del agua gracias a una plataforma que los succiona y genera su propia energía con el sol y las olas. El conjunto tiene unos 100 kilómetros de envergadura, y dado que la persiana de la barrera llega solo hasta tres metros de profundidad, la vida sigue su curso por debajo.  Cada 45 días, unos barcos se encargarán de limpiar la plataforma” .

oceanos1Esta solución permite aprovechar las corrientes oceánicas para juntar los desechos y convertirlos en biocombustible. A su vez es 7.900 veces más rápida y 33 veces más barata que otros métodos.

El plan diseñado por Boyan se denominó “The ocean cleanup project”. Este año, ha logrado reunir los dos millones de dólares necesarios para poder llevar a cabo una prueba en escala real del plan, la cual se desarrollará el próximo año.

Habrá que esperar al próximo año, pero parece que limpiar los océanos ya no será una tarea imposible.

 

Fuente: La Bioguía

agosto 9, 2015