Tirar-comida-supermercados-2

Prohibido tirar comida…

Adrián Peña, diputado del partido colorado, propone un proyecto para prohibir a comercios tirar comida apta para consumo. Ya cuenta con el apoyo de otras bancadas y del PIT-CNT.

El proyecto propone prohibir a los supermercados y otros comercios tirar alimentos que al final de día estaban a la venta y por tanto en condiciones de ser consumidos. Tampoco las grandes superficies podrán almacenar comida con fecha de caducidad próxima, según la iniciativa. Todos esos productos deberían donarse.

La comida recaudada en el día sería donada a organizaciones no gubernamentales (ONG), bancos de alimentos y entidades de beneficencia para que la distribuyan, sin costo, entre personas pobres o indigentes.

Peña propuso esta iniciativa buscando aumentar el número de comidas gratuitas que se brindan diariamente a personas que generalmente viven en situación de calle y reciben platos calientes de organizaciones civiles, sobre todo en horas de la noche.

En Uruguay no está cuantificada la cantidad de alimentos que se tira a la basura pero sí el número de ciudadanos que tienen problemas económicos para comer. De acuerdo a datos oficiales, son 10 mil las personas que no pueden satisfacer mínimamente sus necesidades alimentarias. Además, en el país hay 335 mil pobres que no cuentan con ingresos suficientes para satisfacer sus necesidades básicas, de acuerdo a datos del año pasado del Instituto Nacional del Estadística.

El proyecto del diputado Peña, titulado “mejor uso de alimentos“, apunta a los supermercados, los establecimientos comerciales de grandes superficies destinados a la venta de artículos alimenticios –ahí entran las cadenas de comidas rápida- la industria alimentaria, las empresas elaboradoras de alimentos y aquellas dedicadas a la distribución y comercialización. Todos ellos “no podrán destruir o tirar comida o productos de alimentación que se han quedado sin vender y que todavía se encuentran en condiciones de ser consumidos”, establece el proyecto en su artículo primero. Los productos caducados tampoco podrán tirarse y deberán destinarse para alimentar animales o para la producción de compost para la agricultura.

¡Una gran iniciativa!

 

Fuente: El Observador

 

mayo 23, 2016