Posted On 28/05/2016 By In Estilos de vida, Tendencias With 463 Views

Colorear, una práctica con muchos beneficios para la salud mental

Colorear se ha convertido en una de las prácticas favoritas de los adultos que la utilizan como una forma de terapia alternativa. Ayuda a canalizar las emociones, reducir el estrés y aumentar la creatividad.

En los últimos años, el colorear a ganado enorme popularidad entre los adultos que buscan un pasatiempo terapéutico. Muchos lo utilizan como un método para relajarse tras largas jornadas laborales y para despejar la mente en momentos puntuales. Esta actividad se ha convertido en un éxito en todas partes del mundo, y el “boom” también ha aterrizado en nuestro país.

¿Por qué tiene tanto éxito?, la acción de colorear está asociada a diversos beneficios para la salud, principalmente mental pero también motora y eso lleva a que miles de personas lo adopten como un hábito. El estrés es uno de los peores enemigos de la sociedad moderna y colorear está especialmente recomendado para reducirlo.

Principales beneficios:
Aumenta la creatividad: colorear nos ayuda a fortalecer y aumentar nuestra creatividad, se ha demostrado que los colores activan la imaginación, haciendo aflorar nuevas ideas y pensamientos.

Favorece la concentración: como toda actividad motriz precisa concentración ya que uno debe meterse en el dibujo que está pintando al igual cuando se lee un libro, lo que ayuda a fortalecer nuestra capacidad de concentración en otros ámbitos y a despejar la mente mientras estamos coloreando.

Mejora la motricidad fina: si bien la idea es que cada uno coloree de la forma que más le apetezca colorear es un trabajo que se realiza en conjunto con la mente y los músculos de los dedos, brazos y hombros. El poder pintar esa pequeña forma geométrica que aparece en nuestro dibujo sin pintar fuera de los bordes etc hace que se potencie nuestra capacidad motriz.

Combate el estrés y la ansiedad: colorear es una terapia que nos permite canalizar nuestras emociones a través de los dibujos y la elección de los colores, mientras que relaja la mente y nos aísla del constante estrés y ansiedad con que convivimos. Poder conectarse con lo que uno está pintando y dejar de lado las tecnologías y problemas que se puedan tener durante ese rato es un gran aliado para reducir los niveles de estrés.

¿Pintamos?

 

Fuente: La Red 21