halloween

Halloween, la fiesta extranjera que pisa cada vez más fuerte en nuestro país

Esta noche, como cada 31 de octubre, se celebra una de las tradiciones extranjeras más extendidas por el mundo. Halloween se instaló desde hace años muy fuertemente en nuestro país y cada vez son más los niños, jóvenes y no tan jóvenes que se disfrazan este día y los días previos a esta fecha.

La celebración de Halloween comenzó en Irlanda, hace unos 3000 años, como un festival de cosecha de los celtas, para quienes el cambio de estaciones adquiría una importancia mágica. o llamaban “Samhain”(su dios de la Muerte) y era su noche más importante, ya que ponía fin a la cosecha, y también al año.

Los celtas creían que esa noche se abría la ventana que el resto del año separaba el mundo de los vivos del de los muertos, y que las almas de los difuntos muertos el último año, regresaban a visitar sus antiguos hogares terrenales.

Para mantenerlos contentos y evitar que los malos espíritus penetraran en sus hogares, ya que creían en la trasmigración de las almas, dejaban del lado de afuera suficiente comida, bebidas y dulces. A su vez, se pintaban el cuerpo con horribles máscaras de color naranja y negro -que sugerían un tiempo de cosecha y de muerte- y se blanqueban el pelo con cal, para asustar a las almas malignas, tal como hacían en tiempos de batallas, para asustar al enemigo.

La tradición celta de disfrazarse para asustar devino en el actual “trick or treat” (dulce o treta) norteamericano: niños disfrazados van de casa en casa pidiendo golosinas y, si no las obtienen, se vengan ensuciándoles las ventanas a los vecinos con tiza y jabón. El miedo y el terror a la noche de Halloween -expresada en los disfraces con calaveras, máscaras monstruosas, calabazas luminosas y sábanas fantasmales- viene de aquella creencia, de que los muertos regresaban esa última noche de cosecha a visitar a los vivos.

Octubre 31, 2016