Mosquito Aedes aegypti, responsável pela transmissão dos vírus da dengue, febre chikungunya e Zika

Quedó definido un nuevo protocolo de fumigación contra el Aedes Aegypti

Ante la inminente aparición de casos de Dengue, Zika y Chikunguña, el Ministerio de Salud Pública anunció un nuevo protocolo de fumigación.

Cuando se detecta un caso de dengue, zika o chikunguña (autóctono o importado) se activa la fumigación contra larvas y mosquitos y el rociado de domicilios y sus alrededores. Cuando se confirman varios casos en una zona la fumigación se amplía.

Las directoras Laura Solá, de Epidemiología del MSP, Gabriela Willat, del también ministerial Departamento de Zoonosis y Vectores, y Analice Berón, de Salud de la Intendencia de Montevideo, mantuvieron un encuentro este jueves 26 para afinar el instructivo respecto a los procedimientos de fumigación para el control del vector Aedes aegypti.

La aplicación de este protocolo se concretará en todo el país con distintas condiciones, según se esté sin circulación viral demostrada, como hasta ahora, con algún caso aislado, o con circulación viral, como ocurrió en febrero de 2016 cuando se registraron varios casos en una misma zona.

Los dispositivos de fumigación se activan en distintas modalidades. Cuando no está demostrada la circulación, es decir que hay un caso aislado en un determinado lugar, se trata un área de nueve manzanas, incluida aquella en la que está el caso confirmado. En esas situaciones se eliminan todos los criaderos posibles y en los lugares que eso no se logre se realiza una aspersión de un insecticida con efecto residual. Esa es la forma de matar larvas.

“Con esta acción, estamos previniendo que la persona que tiene el virus en sangre sea picada por el mosquito Aedes aegypti y haya una transmisión de ese virus”, indicó la directora de Zoonosis del MSP.

El otro caso es cuando está demostrada la circulación, porque aparece más de un caso en un área delimitada, pues el mosquito ya está infectado y está enfermando a personas. En ese momento es cuando se incorporan herramientas como la máquina de arrastre por la calle. Allí se pide a los vecinos que abran puertas y ventanas para que ingrese el insecticida.

Consideraron, además, que es fundamental que la población sepa que la fumigación es algo transitorio, ya que mata a los mosquitos que están en ese momento en la zona, y que además tiene que darse la condición de que una gota del producto impacte en el vector y lo extermine. Por lo tanto, la gente no puede despreocuparse y pensar que con la fumigación alcanza. Eliminar los recipientes que son potenciales criaderos sigue siendo la principal medida de prevención.

Fuente: Presidencia de la República

enero 27, 2017