semillas

7 semillas para una alimentación saludable

Desde hace ya unos años, las dietas milagrosas para adelgazar dieron paso a una nueva tendencia por tener hábitos mucho más saludables. De esta forma se integró a la alimentación habitual una serie de alimentos que hasta el momento no eran tan consumidos.

Una de las tendencias que más se llevó a cabo fue la incorporación de semillas a la alimentación. Si bien hace ya tiempo que eran consumidas, hoy están en su mayor auge por su capacidad de concentrar en tan poco tamaño incontables nutrientes .

Es fundamental conocer e informarse sobre cada una de ellas para aprender a incorporarlas, combinarlas y conocerlas al máximo.

1. GIRASOL

Estas semillas contienen dos nutrientes que principalmente promueven la salud cardiovascular: la vitamina E y el ácido fólico. Además, su alto nivel de fitosteroles (compuestos orgánicos capaces de bloquear la absorción del colesterol en el intestino) contribuye en el control del colesterol.

Se pueden incorporar fácilmente a la dieta añadiéndolas a ensaladas o cambiando el pan tradicional por uno con semillas de girasol y sésamo, por ejemplo.

2. CALABAZA

Estas semillas están llenas de magnesio, que tiene efecto anti-estrés. Esto las convierte en un gran aliado para la salud del corazón, ya que los niveles de estrés y de la hormona cortisol impactan severamente en el corazón y pueden potenciar insuficiencias cardíacas.

Estas semillas, que también son ampliamente consumidas tostadas, pueden ser incorporadas en ensaladas, tartas o incluso junto con otros cereales para preparaciones.

3. QUINOA

Las proteínas que contiene doblan las del arroz o la cebada ya que contiene cerca de 16 gramos de proteínas por cada 100 gramos. Se destaca por su alto contenido de fibra y minerales como magnesio, calcio, fósforo, hierro y zinc. Y también ofrece vitaminas B y E.

Sus formas de preparación son muy versátiles y se adapta tanto a platos dulces como salados. Gracias a su elevado contenido en proteínas y vitaminas, la quinoa mejora la musculación y previene imperfecciones como la celulitis y estrías. Además, es ideal para las personas que tienen la piel seca porque es una gran fuente de hidratación.

4. CAÑAMO

Ricas en proteínas y ácidos grasos, las semillas de cáñamo (variedad de la planta Cannabis) son consideradas un superalimento.

Se pueden incorporar fácilmente a un pesto, a una macedonia de frutas o utilizarlas como muesli durante el desayuno.

5. CHIA

Ricas en omega 3 (lo que le otorga propiedades de protección de la salud cardiovascular, protección del sistema inmunológico y neuronal, entre otros beneficios), las semillas de chía son altamente energéticas y, según un estudio realizado por la Universidad de Alabama, Estados Unidos, son una opción viable para mejorar el rendimiento deportivo en pruebas duras (de más de 90 minutos de duración) y una forma de disminuir la ingesta equivalente de azúcar.

Se recomienda generalmente incorporarlas molidas para incorporar mejor sus nutrientes.

6. SESAMO

Las semillas de sésamo (que acostumbramos consumir en el pan de una hamburguesa) son un reservorio de importantes componentes nutricionales, como el calcio, magnesio, zinc, fibra, hierro, B1 y fósforo. Contienen también muchas proteínas, grasas saludables y aminoácidos esenciales. Principalmente ayudan a mejorar las articulaciones y a regular la función intestinal. Sin embargo, se deben consumir con moderación ya que su exceso puede llevar a un aumento de peso.

Lo mejor es comprarlo integral y tostarlo antes de incluirlo a la comida, porque queda más sabroso. Así se puede incorporar como ingrediente en un pan, en una ensalada o en una tostada con queso, por ejemplo.

7. LINO
Rico en proteínas, omega 3 y fibra (la variedad marrón más que la dorada), el lino comparte con la chía la capacidad de formar un gel mucilaginoso cuando entra en contacto con algún líquido. Además, tienen lignanos (antioxidantes), que benefician a la salud del corazón.

 

Fuente: Infobae

 

 

septiembre 25, 2017