sol

Ola de calor: consejos para disfrutar del sol y cuidarse a la vez

Tomar sol, en su justa medida, es beneficioso para la salud: interviene en la producción de vitamina D y brinda energía y vitalidad, pero la sobreexposición tiene efectos nocivos sobre la piel, los ojos y el sistema inmunológico.

Es un hecho que la incidencia del cáncer de piel en las últimas décadas está estrechamente relacionada con actividades al aire libre, y por ese motivo es tan importante tomar los recaudos necesarios para prevenirlo. El efecto de estos rayos en el cuerpo es acumulativo, progresivo e irreversible, por lo tanto, es probable que la exposición excesiva de los niños y adolescentes intervenga en la aparición de este tipo de patologías en etapas posteriores de la vida.

Por este motivo, especialistas brindaron consejos para cuidarse del sol, sin resignar tiempo al aire libre:

– Limitar el tiempo que se pasa bajo el sol de mediodía, especialmente entre las 10 y las 16, horario en que se desaconseja la exposición

– Usar ropa liviana pero que ofrezca protección, las camisas de mangas largas y pantalones largos holgados de una tela de tejido cerrado ofrecen la mejor protección. Una camiseta mojada protege mucho menos que una seca. Los colores oscuros pueden ofrecer más protección que los claros.

– Usar un sombrero de ala ancha para proteger los ojos, el rostro y el cuello.

– Usar anteojos de sol cerrados a los lados que den una protección de 99% a 100% contra las radiaciones UV.

– Utilizar un filtro solar de amplio espectro con un factor de protección solar (FPS) de 30+ y renovar con frecuencia por lo menos cada dos horas. Verificar la fecha de vencimiento del filtro solar. El rótulo de “pantalla/bloqueador total” se refiere a un producto de alto poder de protección, pero nunca implica una barrera imposible de traspasar por las radiaciones. Por ello, siempre deben ser acompañados por las otras medidas de cuidado.

– Limitar el tiempo de exposición al sol. Usar protector solar no significa disponer de mayor tiempo de exposición.

– Si hay viento fuerte aplicar el protector solar con más frecuencia.

– Evitar las camas solares: el uso de estos aparatos antes de los 35 años se acompaña de un aumento de 75% del riesgo de melanoma maligno.

– Estimular a los niños para que tomen las precauciones sencillas descritas anteriormente evitará lesiones a corto y a largo plazo sin impedir que disfruten el tiempo que pasan al aire libre. Los adultos deben procurar que los niños estén debidamente protegidos.

 

Fuente: Infobae

enero 12, 2018