No van más las bromas al 911

La Policía trabaja para averiguar a quienes llaman al 911 para hacer bromas, y una vez identificados pasarán a la justicia.

El Ministerio del Interior anunció que de las llamadas que reciben en el servicio destinado a reportar emergencias, 911, el 85% son residuales. De ahora en más se buscará revertir la situación, ya que solo el 15% de esas llamadas son reales emergencias y hay momentos en los que complican las comunicaciones las llamadas residuales con bromas o mentiras.
Son varias las medidas en las cuales trabaja la policía para revertir esta situación, las que incluyen la identificación de quienes dan mal uso al servicio y la posterior detención para quedar a disposición de la justicia.

9112Increíblemente, hay personas que llaman al 911 simplemente para hacer bromas, o para insultar a los funcionarios. En el servicio trabajan 40 operadores atendiendo los teléfonos, y reciben diariamente entre cinco mil y seis mil siendo entre las 14 y las 22 horas, el pico de llamadas entrantes.

El director del Centro de Comando Unificado, comisario Robert Taroco en conversación con el diario el Observador declaró “hay de todo lo que uno pueda imaginarse: bromas, insultos, una gama bastante amplia de llamadas insólitas, que para nada son una emergencia”.
En diciembre de un total de 176.343 llamadas, 113.795 fueron llamadas de este tipo, llegando a la absurda cantidad de 9.619 comunicaciones para propinar insultos a los funcionarios.

Taroco afirmó que para darle fin a esta situación, “se trabajará en forma conjunta con el juez competente” para definir qué forma legal se utilizará, y agregó “se está realizando una investigación con toda la información que surge de nuestra base de datos, para identificar a las personas que llaman a molestar, a insultar, y a hacer bromas, para ubicarlos, detenerlos y ponerlos a disposición de la Justicia. Estamos investigando para tratar de ubicarlas”.

No es tarea simple identificar a quienes llaman, ya que a los operadores del 911 solamente les figura el número desde el cual se están comunicando, más complejo aún es el caso de las llamadas desde celulares prepagos, donde hay que rastrear a los compradores del número, que ni siquiera queda registrado en la empresa de telefonía.

Intentando resolver estas situaciones, este año se implementará un sistema de geolocalización de llamadas, basado en un artículo de la Rendición de Cuentas.

“La persona que llame desde un teléfono celular, nosotros vamos a estar recibiendo información de la empresa con las coordenadas de dónde está la persona. Hoy las personas están encubiertas en el anonimato. Pero que yo pueda saber de dónde me está llamando da más posibilidad a que piense dos veces antes de llamar para hacer una broma”, agregó el director del CCU.

A esto se le sumará un sistema de identificación de chips, para que las empresas puedan controlar los números prepagos.

Frente a una verdadera emergencia (prioridad uno, para la Policía), el operador tiene 30 segundos para tomar los datos esenciales de la situación y entre 5 y 7 minutos después llegan los patrulleros. “En mayo del año pasado, el tiempo de demora de la patrulla al lugar donde se produce la emergencia era de 15 y 20 minutos. Con la implementación de la Unidad de Respuesta estamos llegando en menos tiempo, lo que ha hecho que la Policía se encuentre con los delincuentes y se generen más tiroteos”, concluyó Taroco.

 

Fuente y foto: http://www.elobservador.com.uy/noticia/269603/quienes-llamen-al-911-a-hacer-bromas-pasaran-a-disposicion-de-la-justicia

Lala Sanguinetti

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *