La madrugada que llegó el buque Santa María a la playa de El Emir en Punta

santa _maria Es común pasar por la rambla a la altura de la playa El Emir y quedarse mirando las olas que rompen en los restos de lo que, a primera vista parecen rocas, pero en seguida deja descubrir que son restos de un barco.

Muchos surfistas arriesgados inclusive, buscan la ola que acompaña los fierros oxidados del buque y tienen el honor casi de entrar en él.

Son tan famosas las fotos que se llevan los turistas de este “barco hundido” como lo hacen con “La Mano” que está en la playa siguiente. Lo cierto es que la playa El Emir, además de ser una de las pocas playas con arena de la península y tener el atractivo extra de que “siempre hay olas”, guarda el secreto de una madrugada con mucha niebla en el año 1965 que colaboró con la construcción de muchas de las casas de la zona.

Compartimos la historia del Santa María del Luján, el buque hundido que se ve a la izquierda en la playa El Emir, sobre las rocas.

Todo ocurrió una madrugada con niebla espesísima, un 21 de julio de 1965. Se escuchó una sirena intensa y constante que invadía toda la zona. El sonido despertó a todos, pero nadie sabía ni veía qué pasaba.

El buque Santa María del Lujan, que había zarpado pocos días atrás de Porto Alegre con destino a Buenos Aires y debido a la intensa niebla, torció su rumbo hasta encallar a 150 metros de la orilla en la playa El Emir.

La embarcación pertenecía a la compañía argentina Marifran SA y venía con una tripulación de 28 hombres además de su capitán. Era un carguero, traía 1.950.000 pies cuadrados de tablones de pino Brasil.

Al principio, pensaron que podrían arreglar las averías del buque y continuar. Pero la tormenta no demoró en envolver la península, el clima no ayudó y repararlo fue casi imposible. Agentes, armadores, la Administración Nacional de Puertos, todos formaron parte del operativo para volver a poner a flote al Santa María, pero la carga pesaba mucho y era imposible trabajar en medio de la tormenta. Esa playa de la Brava era sin duda, su último puerto.

santa _maria2Casi 10 días después de que encallara comenzaron a descargar la madera que cargaba. Estuvieron varios días trabajando en esto. A la semana de haber comenzado los trabajos, un temporal hizo subir más de un metro la marea, lo que llevó a los encargados a realizar un nuevo intento por rescatar el buque. Como consecuencia de la maniobra, el buque se inclinó 100 grados a estribor, se inundaron las salas de máquinas y se fisuró la popa . El 11 de setiembre, ante un nuevo temporal la fisura se quebró separándose la popa a unos 6 metros del resto del barco.

Los dueños de la empresa tratan de rescatar la carga arrojando los troncos al mar pensando que estos terminarían en la costa. No calcularon bien, o tal vez no conocían las corrientes del lugar. Las maderas fueron llevadas mar adentro para ir saliendo en los días siguientes, en distintas zonas de la costa esteña. Muchas personas que construían sus casas en ese momento, aseguran que parte de ellas están hechas con los preciados tablones del Santa María, rescatados de la costa.

Lo que rescató la empresa, fue vendido a las barracas y empresas constructoras de Maldonado. Maldonado, con el cargamento rescatado, abasteció a todo Uruguay de pino Brasil.

Cuando la marea baja, desde la playa se divisa perfectamente parte del casco del Santa María y hace que casi sin darse cuenta uno mire hacia el frente y descubra las maderas del buque, con el sonido de las olas rompiendo en la orilla se vuelve a escuchar la historia del buque que eligió El Emir como puerto.

Ro Freda

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *