Tres formas de reducir el estrés en tu vida

El estrés es considerado el mal de la sociedad actual ya que deteriora tanto la salud mental y emocional como el bienestar físico, y aprender a controlarlo resulta una tarea sumamente codiciada por muchos. Frente a esta situación, se implementan terapias alternativas diversas para ayudar a combatir el estrés crónico, desde clases de meditación, arte y danza hasta ciertos tipos de alimentación.

El estrés puede presentarse de diferentes maneras, alterando el humor, generando dolores de cabeza, picazones y otro tipo de malestares. Y aparece debido a tensiones que pueden ser de ámbito familiar, laboral, económico, de la salud, etc. Entonces una forma eficaz de gestionar el estrés es identificar qué es lo que lo provoca.

Te contamos distintas acciones simples para mantener controladas las situaciones de estrés:

Mindfullness

Mediante diferentes ejercicios realizados de manera sistemática es posible comenzar a reducir los niveles de estrés crónico. La técnica de “mindfulness” (también conocida como “conciencia plena”) es una de las más exitosas a nivel mundial en el campo de tratamientos antiestrés.

Los resultados del mindfulness dependen de la práctica que cada uno realice ya que los ejercicios que se plantean buscan salir del “molino del sufrimiento” que aqueja a quienes sufren de estrés de forma crónica.

Hábitos saludables

Es importante destacar, que nunca se debería intentar aliviar el estrés fumando, bebiendo alcohol, consumiendo drogas o comiendo en exceso, ya que si bien en el momento se percibe una mejoría en realidad la ansiedad o la tensión que provoca el estrés nunca se trata, y además se generan daños a la salud.

Según los profesionales, “trabajar en el eje de la alimentación, en el eje de la actividad física y en el eje de las prioridades afectivas que nos condicionan es la clave para lograr cambios en un mejor equilibrio y en un mejor nivel de salud”.

Cuidarse ante el insomnio

El insomnio es una patología del sueño que afecta al 30 o 40% de la población, que de acuerdo a estudios, en Estados Unidos afecta a aproximadamente 60 millones de personas al año. Si bien puede tratarse de un insomnio transitorio asociado a un evento severo en la vida (fallecimiento de un familiar, examen, problema laboral, viaje largo en avión), se observa que la mayoría de las personas que padecen de estrés sufren al mismo tiempo de cuadros de insomnio que se extienden en el tiempo.

En estos casos, se recomienda consultar precozmente al médico para así evitar la automedicación.

 

Fuente: LR21